15 años y un día (2013)

Producción española que cae en exceso en los dramas familiares y pasa de intentar ser la típica película en la que un huérfano adolescente rebelde se endereza gracias a la figura paterna de su abuelo ex-militar y acaba con una mini-intriga policiaca previsible dejando inconcluso el argumento y sin sentido a toda la narración. Prescindible. Bien los actores.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *