5 curistorias 5

Seleccionadas de la excelente web http://curistoria.blogspot.com/  

1)     George Washington, el primer presidente de los EEUU, no era un buen socio de su biblioteca según se ha sabido hace poco. La biblioteca de la New York Society, el único punto de préstamo de libros durante la presidencia de Washington, acaba de hacer público que el presidente tomó prestados dos libros y nunca los devolvió.

El 5 de Octubre de 1789 el presidente se llevó de la biblioteca un ensayo sobre temas internacionales titulado “Law of Nations” y en volumen decimosegundo de una colección sobre los debates de la Cámara de los Comunes Británica (English House of Commons).

Este hecho, siendo grave, es aún más triste, casi trágico, si tenemos en cuenta que el nombre recogido en el préstamo fue “Presidente”. Es decir, no es el hombre el que falló al sistema, es el propio sistema el que se defraudó a sí mismo. Apocalíptico.

Los billetes de un dólar llevan la cara de este presidente. Supongo que después de esto cambiarán de ídolo los EEUU en el billete verde, no menos ídolo para muchos, y quemarán todos los que existen ahora. Es más, harían falta 300.000 de esos billetes de “a dólar” para pagar la multa a la biblioteca si se devolvieran ahora los libros

2)     Cuando uno se mete en el terreno de otros, saca los pies de su tiesto o valora, no muy positivamente, un trabajo ajeno su dominio, se arriesga a que le suelten este dicho a la cara. Una forma un poco más elegante de decirle a alguien que se meta en sus asuntos.

Esto ya ocurría en la antigua Grecia, origen de este dicho. Al parecer no era extraño que alguien acudiera al ágora (la plaza pública) para que el público valorara su obra. En una ocasión, Apeles, un famoso pintor, expuso allí un retrato. Un zapatero le recriminó que algunas partes no estaban del todo conseguidas y el pintor, humildemente, reconoció los fallos y retocó el cuadro en su taller.

Volvió al ágora después de los retoques y allí se encontró de nuevo el zapatero. Este, ligeramente orgulloso por haber dado tan buena opinión, a su juicio, en la primera ocasión, al ver que el pintor había modificado la obra, hizo otra serie de reproches. El pintor Apeles, un pelín irritado por la arrogancia del casual crítico, le dijo aquello de “zapatero a tus zapatos”, y ahí nació este famoso dicho

3)     Félix Lope de Vega y Carpio, como bien saben, es uno de los autores más importantes de la literatura del Siglo de Oro español. Pero no sólo es uno de los más importantes, sino que también fue uno de los más prolíficos.

También se le conoce, gracias a Cervantes, con el sobrenombre de Fénix de los Ingenios y Monstruo de la Naturaleza. Y efectivamente parece que era un auténtico monstruo de la naturaleza, si atendemos a su capacidad para escribir. Se le atribuyen miles de sonetos, novelas, novelas cortas, poemas… Aseguraba haber escrito más de 1.500 obras de teatro de las que únicamente se conocen unas 300 actualmente. Todas estas obras, en un cálculo rápido, sumarían más de un millón de versos, que por otro lado parece una frase muy apropiada para hablar de un poeta.

Pero no acaba ahí la cosa, también escribía muy rápido. Alguna de sus obras de teatro las escribió en menos de un día. Desde luego es algo que me parece de otro mundo, escribir tan rápido y tan bien está reservado a algunos escogidos en la historia.

4)      La crisis es la crisis, señores míos, y vamos a tener que comenzar a utilizar el ingenio y lo que no es el ingenio para salir adelante. Me van a permitir darles un ejemplo de cómo en tiempos peores que estos, ya supimos como salir adelante: pedaleando.

En la posguerra española, cuando el combustible escaseaba mucho, y el dinero entre la gente aún más, surgió el Auto Acedo, un coche a pedales. Estaba dotado de un temible motor de 2,2 caballos. Temible para el conductor, porque cuando el coche no tiraba había que ayudarle a moverse dando pedales. Sus 227 kilos, más el peso de los ocupantes, eran mucho cuando se iba cuesta arriba y entonces tocaba darle a las piernas. Y además, señora, se hace ejercicio a la vez que se viaja, ahí es nada.

Eso sí, en llano y cuesta abajo el coche se movía solo, no muy rápido, pero solo. Otro pequeño inconveniente era que para que el peso del automóvil fuera lo más bajo posible, la carrocería era más bien floja y a la menor se abollaba.

Así que amigos, no desesperen, que siempre podemos salir del paso usando el ingenio y el esfuerzo, por muy cuesta arriba que se ponga todo. Ya saben, si se pone cuesta arriba: a pedalear.

5)      Inés de Castro, gallega del siglo XIV, fue amante de Pedro de Portugal cuando era aún infante. Más tarde reinaría el país luso como Pedro I. La española no era bien vista por los nobles portugueses y entre unos motivos y otros, la relación acabó costándole la vida.

Inés era dama de compañía de la segunda esposa de Pedro de Portugal. Como vemos, la vida amorosa del rey no era anodina. Inés se casó secretamente en 1354 con el rey, matrimonio del que nacieron cuatro hijos. Como decía, no era muy bien vista por los nobles, tanto es así, que acabó asesinada por orden del entonces rey, el padre de Pedro, a la sazón y en secreto, su suegro. Esto provocó que el hijo se rebelara contra el padre, aunque más tarde se reconciliaron.

A la muerte del rey, Pedro subió al trono, viudo de Inés y fue entonces, una vez coronado, cuando hizo público que se había casado con la difunda. Ordenó que a partir de entonces fuera considerada reina y que ajusticiaran a sus asesinos. Este es el origen del famoso dicho sobre Inés de Castro: fue reina después de muerta.

Hasta aquí la historia es romántica, pero hay un detalle final para rematar este amor de culebrón. Pedro e Inés están enterrados juntos y el rey dispuso todo para que sus túmulos funerarios fuesen colocados “pies contra pies”, en lugar de uno junto a otro como es habitual. Ordenó que fuera así para que el Día del Juicio Final, al resucitar, lo primero que viera cada uno fuera al otro.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en ciencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 5 curistorias 5

  1. rcalber dijo:

    Hay una historia, creo que tambien la lei en curihistoria, que relataba el uso del gasogeno durante la guerra civil, un combustible que se obtenia a partir de la leña o el carbon.

    El gasogeno tiene muy poco poder calórifico frente a las gasolinas, asi que, en cuestas tenian que dar uso a la gasolina mediante un mecanismo que permitia la entrada de gasolina en el motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *