La Web de DROBLO

25/10/2014

S&P500: la mejor semana del año (+4.12%) coloca al índice en resistencia

Filed under: charts,mercados — DROBLO @ 09:07


El Nasdaq está en la misma situación

Share Button

24/10/2014

Impresionistas

Filed under: arte — DROBLO @ 09:36

4º Pinturas) Al impressionnistes

Share Button

23/10/2014

Información, bolsa y algo de nostalgia

Filed under: mercados — DROBLO @ 09:40

Antes de internet recuerdo que si había suerte se podía hojear el Expansión o el Cinco Días en la oficina o las páginas de economía de algún periódico generalista para intentar saber qué pasaba en los mercados pero desde que existe la red la información es tanta que se hace preciso –más que nunca- seleccionar. En economía y en todo: el otro día leí que cada minuto se suben a youtube 48 horas de video… es imposible para un ser humano poder verlo todo. ¿Es buena tanta “información” en la bolsa?

Voy a hacer de “abuelo Cebolleta” y contar mis primeras experiencias en bolsa. Las primeras compras que yo hice –la número uno fue en Asland Cataluña- fueron yendo a una sucursal, rellenando una orden por escrito y esperando a que unos días después me llegara por correo la operación. Luego me abrí una cuenta en un bróker al que le podía dar órdenes por teléfono que me confirmaban en tiempo real y me enteré, además, que, aún no disponiendo del efectivo, podía comprar un lunes y vender antes del viernes ya que la liquidación se hacía una vez a la semana. Este sistema –que conocíamos pocos incluso dentro del sector financiero- perduró si mi memoria no me falla hasta 1992 pero no fue tan provechoso como pudiera parecer, ya que las comisiones eran muy altas y no era tan fácil en el mercado de entonces –sólo se podía comprar y al contado- sacar la suficiente rentabilidad en 3-4 días como para que mereciera la pena, más bien era un sistema que inducía a tomar demasiado riesgo a los novatos, como yo era entonces. Cuando un ministro dijo con orgullo a finales de los ´80 aquello de que “España es el país donde es más fácil enriquecerse en menor tiempo” no se refería a la bolsa, que no era muy popular, en parte porque no parecía la panacea cuando por ejemplo las letras del Tesoro a un año daban una rentabilidad superior al 10% y por aquellos tiempos hasta las cotizaciones de los precios resultaban confusas ya que no eran por su valor real en pesetas sino que había que saber el nominal de la acción para saber cuánto costaba comprarlas. Por otra parte, para seguir los precios en casa se tenía que confiar en el teletexto –si se tenía- con las cotizaciones con más de media hora de retraso. Pero se avanzó y el salmón de la páginas de información económica (de ese color por imitación del Financial Times), se amplió a la par que nacía el mercado continuo primero (que unificaba las bolsas regionales) y el índice Ibex después.

A finales de los 90, cuando internet empezó a ser utilizada por los que operábamos en bolsa, muchos creímos que tantos datos nos daban un mayor poder, además los mercados mundiales llevaban casi un cuarto de siglo de euforia alcista y la bolsa española no paraba de subir con el run-rún de la entrada en el € y la bajada de tipos. Por suerte para mi, por aquellos años ya sabía que intentar participar en los mercados buscando un pelotazo es el mejor camino para la ruina y no caí en la trampa de las .com, primero advirtiendo cómo los demás literalmente se forraban con empresas como Terra o Telepizza y luego viendo cómo según caían más compraban y se doblaban y volvían a doblar. Conocí a gente que según cobraba la nómina compraba algunas acciones más para promediar. Yo esa lección la aprendí -con mi ruina total- en 1994 comprando futuros del bono español aunque esa es otra historia. El caso es que internet y los medios en general fueron un obstáculo porque la inmensa mayoría de las fuentes animaban a seguir comprando mientras las cotizaciones se hundían e incluso algunas empresas desaparecían. Además, empezaban los primeros foros de bolsa en los que circulaban rumores, casi siempre interesados, y como la inmensa mayoría –ya que las posiciones cortas no estaban al alcance del gran público- tenía la misma posición comprada, todos se decían unos a otros lo que querían oir: que su valor era el mejor y que si vendías te perderías el rebote.

Ahora el panorama se ha profesionalizado más, no sólo hay multitud de productos diferentes y la operativa es mucho más barata, además disponemos en internet de datos sobre cotizaciones y noticias en tiempo real muy fiables, además de consejos de todo tipo, muchos de ellos de calidad y bienintencionados. Podría pensarse que esto nos da un poder superior al que podíamos tener hace décadas pero lo dudo mucho. La información es poderosa cuando pertenece a unos pocos, en la actualidad cualquiera con una cuenta de twitter puede tener el mismo servicio de noticias al instante que un trader de un banco. No es conocer el dato de la subida del IPC o el de la bajada del PIB lo que puede proporcionarnos un beneficio constante sino saber algo que los demás no saben, es decir, el poder está en manos de los de siempre: los que conocen los flujos de dinero de los grandes clientes y los que recomiendan un valor después de haberlo adquirido. Y últimamente de los que poseen las máquinas de alta frecuencia.

Yo creo que he cometido todos los errores posibles en bolsa: comprar valores de empresas que quebraron, comprar acciones de empresas en quiebra que cuando salen de ella no dan nada a los accionistas, especular brutalmente con derechos de ampliación y warrants (aunque en estos casos gané más veces que las que perdí sigo pensando que fue un error), invertir en smallcaps norteamericanos que se cruzaban por encima de cómo tenía mi orden de venta pero mi bróker no me las podía vender porque aquello va por plataformas (es decir, meterme en mercados que no conocía), comprar en tendencia bajista, vender en tendencia alcista, operar basándome en rumores, creerme más listo que nadie, creerme las recomendaciones de los analistas, subir el volumen al obtener beneficios confiándome en exceso, no dejar correr los beneficios…y por supuesto, el más grave por lo peligroso, no cortar las pérdidas a tiempo. Gran parte de todos esos errores se debieron a un exceso de información que por supuesto yo administré mal, ¿Por qué? Porque la información es importante pero la clave es la formación. Y la que se puede encontrar de forma gratuita en la red, es el auténtico tesoro que internet nos ofrece y que espero que –bien seleccionada- os pueda ahorrar pasar por algunos de los muchos sustos económicos que yo he padecido.

 

Share Button

22/10/2014

Getler

Filed under: datos,economía — DROBLO @ 09:38

Getler nació en una familia de comerciantes de diamantes israelí hasta el punto que en su juventud antes de ir a la escuela madrugaba para aprender el arte de pulir gemas. Su abuelo emigrado de Rumania, Moshe Schnitzer, le llevaba a sus reuniones para que aprendiera a negociar acuerdos de diamantes y le enseñó un curioso consejo:” Solicita crédito a los bancos sólo cuando no lo necesites y así lo asegurarás para cuando lo necesites ya que si esperas a pedirlo cuando lo necesites, será demasiado tarde”. Su tío, Shmuel Schnitzer, fue presidente de la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes. Con estos antecedentes y una fuerza emprendedora que le llevó a no aceptar su herencia sin más, decidió con 22 años empezar a comprar diamantes en bruto en grandes volúmenes y a bajo precio de naciones devastadas por la guerra como Liberia y Angola para revenderlos con altos beneficios en los centros de diamantes más importantes de los EUA., India e Israel.

Congo en 1997 era uno de los cinco principales productores de diamantes en el mundo. En mayo de ese año, los insurgentes liderados por Laurent Kabila, padre del actual presidente, derrocaron al régimen corrupto de Mobutu Sese Seko, un aliado de los EUA que había gobernado durante 32 años. Después de tomar Kinshasa el 17 de mayo, Laurent Kabila se declaró presidente y cambió el nombre del país por República Democrática del Congo. Unos pocos días más tarde Gertler utilizó a un rabino del país para concertar una entrevista con Joseph Kabila, el nuevo jefe del Ejército, hijo del nuevo presidente. Ambos jóvenes hicieron buenas migas, uno era el comandante de decenas de miles de soldados y el otro ya negociaba un volumen de diamantes al año por valor de 2 mil millones de $. Ese primer contacto derivó en más conversaciones y en una entrevista con el padre. El nuevo gobierno congoleño necesitaba efectivo inmediatamente pues la guerra civil no había acabado y Gertler se lo ofreció a cambio de la concesión del monopolio de la venta de diamantes. Usando una combinación de créditos bancarios, herencia, reservas de efectivo y ventas precipitadas de acciones, Gertler logró reunir 20 millones de $ y los envió a la cuenta en Suiza del Banco Central del Congo. Había apostado toda su fortuna por un presidente novato de uno de los países más pobres del planeta que además estaba en guerra.

En enero de 2001 uno de sus guardaespaldas mató a Laurent Kabila y su hijo tomó el poder. Para sorpresa de Gertler, su amigo canceló su monopolio de diamantes pero ni su amistad ni la venta de diamantes (aunque fuera sin monopolio) se acabó. Y es que el nuevo Kabila seguía gobernando un país en guerra, vastas regiones del país estaban bajo el control de grupos rebeldes apoyados por la vecina Uganda y Ruanda y volvió a pedir ayuda a Gertler. Puesto que Kabila padre había tenido entre sus filas luchando al Che Guevara y había derrocado a un dictador amigo de los EUA, era sospechoso de marxista y necesitaba un mediador para reducir fricciones con Washington y conseguir que se adhiriera a un plan de paz que acabara con la contienda. Gertler hizo esa misión y fue clave en los contactos, entrevistándose varias veces con altos ejecutivos de la Administración Bush que concluyeron en la mediación norteamericana para un acuerdo de paz (por cierto muy curioso porque Kabila nombró como ministros a varios de sus enemigos) entre el gobierno y los rebeldes congoleños en 2002 tras millones de muertos en la contienda. Gertler, ¿a cambio? consiguió que por 15 millones de $ la empresa estatal minera de diamantes del país le cediera por 4 años el contrato para la venta del 88% de su producción.

En cualquier caso no fue una excepción, el país estaba sumido en la corrupción y en la necesidad de fondos por lo que se firmaron decenas de acuerdos para explotar los recursos naturales del país con empresas extranjeras, muchas de ellas a precios subvaluados según ha denunciado el Banco Mundial. Tras el acuerdo de paz era más fácil invertir en el país que cuando empezó a hacerlo Gertler: ese es el principal argumento que él y Kabila usan para justificar su trato preferente. Y es que Congo es el país más grande del África subsahariana, con los depósitos más ricos del mundo en reservas de cobalto y grandes cantidades de cobre, diamantes, oro, estaño y coltán, un mineral que contiene el metal tantalio, que se utiliza en electrónica de consumo y Gertler, de una forma u otra, está en todos esos negocios del país y algunos más como petróleo, banca y agricultura. Sus inversiones son muy diversas e internacionalizadas pero nadie duda que gran parte de su fortuna la ha hecho gracias a este país. País que es la nación más pobre del mundo, de acuerdo con un índice de la ONU que mide la salud, la educación y los ingresos. La mayor parte del territorio carece de electricidad y agua corriente y uno de cada cinco niños muere antes de su quinto cumpleaños. Además, numerosos grupos armados siguen desestabilizando el país y en las últimas elecciones -2011- que volvió a ganar Kabila se detectaron irregularidades denunciadas por observadores internacionales. Hoy en día, TransparencyInternational clasifica a sólo una docena de países por debajo del Congo en su Índice de Percepción de la Corrupción.

Gertler –que tan sólo tiene 40 años- es famoso por sus donaciones a organizaciones benéficas muchas de las cuales ofrecen servicios educacionales y sanitarios en el país. Aunque tiene ciertas similitudes con otro empresario polémico, Mittal, aún es más austero ya que Gertler –casado con 9 hijos- rompió con la tradición de su familia y decidió adoptar un estilo de vida ultra-ortodoxo prohibiendo la televisión y los ordenadores en sus casas. A pesar de esta imagen las numerosas denuncias que ONG´s han hecho a Gertler y al proceso por el cual el gobierno le vende empresas estatales a bajo precio a cambio de sobornos se ha visto corroborada por informes de analistas del Deutsche Bank y varias firmas de consultoría internacionales hasta el punto que hace algunas semanas el FMI frenó un programa de ayudas y créditos de financiación al país porque el gobierno le ocultó unos datos sobre unas ventas de empresas estatales en 2011 que éste le había exigido.

No hay espacio en este artículo para citar todos los ejemplos de irregularidades si bien sorprende que siendo tantas, este personaje sea tan desconocido para nuestros medios de comunicación más cuando Gertler tiene hoy participaciones en compañías que controlan el 9,6 por ciento de la producción de cobalto del mundo, un material muy estratégico y además es un aliado fuerte de otras multinacionales que cuentan con él cuando quieren invertir en esa zona geográfica. “El Congo necesita gente como nosotros, que vienen a poner miles de millones en el suelo. Sin esto, los recursos no valen nada ” se defiende él pero a la vez no faltan quienes le acusan de hacerse rico a costa de la pobreza de millones de congoleños si bien hay que decir que es el propio gobierno del país el que le proporciona esas condiciones tan ventajosas. Por lo que parece, nadie es inocente en todo esto… excepto los niños congoleños.

Y para conocer un poco más al personaje os copio esta Interview

Share Button

“The ascent of money”

Filed under: crítica,economía — DROBLO @ 09:21

Es una serie de 2008 elaborada por la BBC cuyo principal argumento es que la economía es el motor de la Historia y la última crisis es una muestra más de lo difícil que es controlarla. Los bancos financiaron el Renacimiento, las bolsas decidieron guerras y construyeron imperios, desastres económicos provocaron revoluciones… la historia de las finanzas es clave para entender la crisis actual. Como consta de 6 episodios que recomiendo visualizar, no voy a resumirla, solamente voy a citar algunas ideas que creo demuestran que no hay nada nuevo bajo el sol en el tema de las finanzas y “los mercados”.

Por ejemplo, relata cómo nace la bolsa en Holanda ante la necesidad de unir capitales para financiar exploraciones comerciales marítimas. De ahí a ofrecer a accionistas minoritarios una fracción del capital (acción) a cambio de una parte proporcional de los beneficios (dividendo) fue un paso, y de ahí a que existiera un mercado de valores en el que esos títulos se pudieran negociar antes de que las mercancías llegaran, bien por expectativas de que el viaje fuera bien o mal o por simple necesidad de liquidez, otro paso. Lo fundamental es que el precio ya no lo decidía el valor del barco sino la demanda y oferta de las acciones.Además, empezaba la información privilegiada…si algún barco era hundido quien se enteraba antes vendía. También explica que la psicología de masas está en la explicación de las burbujas bursátiles, los inversores se comportan como en una manada…siguen al líder hacia una dirección y de repente un brusco sonido genera una estampida en la dirección contraria.

Muy de actualidad es el capítulo de la deuda. Cuenta de Bill Gross, jefe de Pimco, la mayor gestora de bonos del mundo, que tiene más poder que gobiernos. ¿Por qué? Porque los estados suelen gastar más de lo que recaudan y necesitan de la emisión de deuda. El mundo entero depende de que exista confianza en los compradores de la deuda emitida por los estados, si Bill Gross decidiera vender toda su cartera de bonos norteamericanos porque declarara no confiar en ellos, posiblemente hundiría al país más poderoso de la Tierra. Los medios comentan mucho de las acciones pero el mercado de renta fija es más grande que el de renta variable y mucho más importante para los países. Fondos de pensiones, tipos de interés de las hipotecas…todo depende de ello. Bill Gross declara que a lo que más teme el inversor en renta fija es a la inflación (Keynes profetizó hace 90 años que los bonos morirían por efecto de la inflación), ya que de poco sirve que te ofrezcan un 10% de interés si el dinero vale un 20% menos. (eso lo dijo en 2008, quizás ahora pusiera en primer lugar una posible quiebra soberana).

No es algo nuevo, los créditos hacia algunos gobernantes y su negación a otros han decidido guerras desde la Antigüedad, si bien lo de emitir papel empezó con el Renacimiento en Italia. Entonces los soldados profesionales eran mercenarios que se ofrecían al mejor postor, y para pagarlos se recurría muchas veces a la deuda. Fue entonces cuando los créditos de un millonario a un estado pasaron a ser completados con emisiones de bonos que podían comprar los ciudadanos y vendérselos y revendérselos a otros. El problema es que todas las ciudades italianas acabaron haciendo lo mismo y… no todas ganaban las guerras. Así se llegó al caso extremo de Venecia: tras varias derrotas militares, el que poseía bonos emitidos por esta ciudad sólo los podía revender por el 10% de su valor. Quizás fue la primera gran crisis de deuda pública.

Un personaje similar a Bill Gross a principios del siglo XIX fue Nathan Rothschild. Su negocio principal era el oro gracias a que sus hermanos estaban posicionados en diferentes plazas europeas y ayudados por una eficiente red de información compraban y vendían aprovechando los desajustes de precios en cada sitio. Algo que recuerda a los traders actuales. Por cierto, cuando supieron que Napoleón volvía del exilio y se hacía cargo de nuevo del mando de Francia compraron mucho oro porque especulaban que se abriría una larga etapa de inestabilidad que provocaría alzas del metal. Como recibieron la noticia de la nueva y definitiva derrota de Napoleón en Waterloo 48 horas antes que los demás, cambiaron todo el oro que pudieron por bonos del gobierno británico, a la postre el vencedor, un activo mucho más seguro en tiempos de paz. Es decir, lo que no ganaron con el metal lo ganaron con los bonos (en julio de 1817 –dos años después- vendieron todo con un 40% de rentabilidad) aprovechando las virtudes básicas: buena información y reflejos, nada de empecinarse en una posición. El poder de los Rothschild fue tan grande que negando el crédito a la Confederación –los sudistas- ayudaron a decidir la Guerra Civil americana. Por supuesto, también habla de la crisis de Argentina, un país muy rico que hace 100 años se esperaba desbancara a los EUA, y al que coloca como prueba de cómo un mal manejo de las finanzas puede hundir un gran país. En 1946 Juan Domingo Perón visitó el Banco Central de Buenos Aires y declaró “Hay tanto oro que apenas se puede andar por los pasillos”.

También reflexiona sobre el giro económico mundial. Hace más de un siglo, la primera globalización impulsada por el Imperio británico se basaba en utilizar la Royal Navy para ejercer el dominio económico por todo el mundo, pero también había fuertes inversiones por todo el mundo como Argentina o el sudeste asiático. El inicio de la 1ª Guerra Mundial fue un duro golpe a la primera gran globalización y muchas inversiones internacionales quedaron muy tocadas y demostraron la poca estabilidad de los mercados financieros ante acontecimientos inesperados. Hasta finales de los años ´60 del siglo XX no se volvió a impulsar una segunda globalización basada en un comercio libre cuyos movimientos de capital estarían  reguladas por el FMI y el luego llamado Banco Mundial, ambos con sede en Washington. Una de las diferencias con la anterior globalización es que en esta ocasión también había dinero asiático (los llamados “petrodólares”, precursores de la actual liquidez china) y no sólo dinero “occidental” invirtiendo en los países en desarrollo. La primera gran crisis de esta nueva era estalló en Latinoamérica: en 1982 México declaró que no podía hacer frente a las deudas y se contagió a todo el continente. Ya no era el tiempo de la “Royal Navy” y la forma para obligar a devolver los créditos venía condicionada por la disciplina fiscal decidida por el FMI y el Banco Mundial. Pasaron de reguladores a policías al servicio del capital, y ahí es donde nacieron los movimientos antiglobalización.

Antes se hacía el chiste “mercados emergentes es donde ocurren emergencias” pero en la actualidad –y tras el último gran susto de la “crisis asiática” de 1997- parece al contrario, sobre todo en el caso chino. China se ha “hongkonizado” y se ha convertido en receptor de inversión extranjera pero también en comprador de deuda occidental. El flujo del dinero ahora va de este a oeste, China y Japón son los banqueros de los EUA. Igual que la I Guerra Mundial cortó la primera globalización, es posible que un cisne negro pueda volver a romper la actual, lo que nos recuerda lo inestable de todo. Es importante que eso no se le olvide a nadie porque en 4 milenios de evolución económica no parece que hayamos avanzado tanto. La falta de pago de las hipotecas subprime era predecible pero no su contagio mundial, lo que convierte la actual globalización en motor de crecimiento pero también en factor de riesgo.

Queremos un mundo predecible en lo económico, con riesgos calculados y sin incertidumbres pero cada vez que se inventa un nuevo seguro, éste se convierte en un instrumento más de especulación. Aunque eso no lo dice el documental, los CDS creo son el mejor ejemplo de ello en la actualidad.

PD – Si a alguien le gusta el tema y prefiere un libro de contenido similar, recomiendo éste que ofrece Google Books: La historia del dinero: de la piedra arenisca al ciberespacio

Y aquí la serie completa en castellano:





Share Button

21/10/2014

Le Capital (2012)

Filed under: crítica,economía — DROBLO @ 18:54

Ese es el título de una película francesa del prestigioso director Costa Gavras. Empieza abusando del tópico: presidente de banco jugando al golf sufre un problema médico grave que lleva al consejo a “aconsejarle” la retirada y él asciende a un joven ejecutivo formado en Goldman Sachs -¡cómo no!- al que piensa podrá seguir controlando. Pero él es muy ambicioso y no está dispuesto a ser una figura decorativa. A pesar de unas generosas condiciones por el nuevo puesto –que incluyen bonus por el comportamiento en bolsa-, la envidia por cobrar menos que otros le lleva a no estar feliz. En la primera reunión decide recortar el crédito a las pymes contra las presiones del gobierno “porque es poco rentable para el negocio del banco”, un claro error del guionista ya que el problema es la alta morosidad y no la baja rentabilidad.

Pronto la historia hace un quiebro y surge un gran inversor en el capital del banco –norteamericano, ¡cómo no!- que le ofrece al joven presidente un acuerdo –con una retribución personalizada bajo cuerda- para que él convierta el banco en un instrumento financiero aún más especulativo y más orientado a la subida de valor en bolsa. Le piden que realice despidos y al guionista no se le ocurre otra cosa que hacer que el presidente pida al Consejo cobrar una prima por cada despido ya que “supone un ahorro para el banco de unos 4 mil € por persona”, escena absurda ya que si es cierto, ya se reflejará en los resultados pero imaginar que un alto ejecutivo va a pedir cobrar más de forma inmediata por cada persona que despide es ir demasiado lejos.

Tras los despidos y con un modo de gestión dictatorial que hasta le lleva al enfrentamiento con el ministro de economía galo, se gana a la opinión pública con el hábil manejo de los medios. Utiliza a un detective de mala reputación para conseguir información veraz y comprometedora contra rivales y subordinados. Entre medias, en una reunión familiar un pariente le hace el típico discurso anti-capitalista a lo que el personaje responde con un elogio de la globalización. Vuelve a haber otro giro, y lo que parecía una historia de la “maldad” del presidente del banco se convierte en la “maldad” de los inversores norteamericanos que pretenden obligarle a hacer cosas deshonestas, incluso dejan ver que participaron en la muerte del anterior presidente para así otorgarle más poder. Su malvado plan consiste en hundir el precio de las acciones para poder comprar ellos más barato (otro tópico más y también absurdo) La respuesta del presidente es enriquecerse personalmente a costa del banco –no doy más detalles por si alguien la quiere ver- acabando la película con un discurso manido y ridículo sobre robar a los pobres para enriquecer a los ricos…

Tópicos, inventos, una trama mal diseñada porque se nota que la ha confeccionado alguien que no conoce lo suficiente los negocios bancarios ni los mercados financieros, una modelo internacional cuyo personaje levita sobre la película de modo absurdo… en resumen, aparte de la calidad fílmica de la obra –para mí mínima ya que la veo confusa y deslavazada- una oportunidad perdida de construir para el gran público una crítica bien razonada y argumentada contra las malas prácticas bancarias. En lugar de eso, parece haber metido en una batidora los chismes que la gente de la calle menos informada tiene sobre el sector financiero y los ha diseminado en el guión.

Creo que hay mucho que criticar a la banca pero lo que no podemos hacer es criticarla por querer ganar dinero ni por quererlo ganar a costa de sus clientes porque eso es lo que hace también el del restaurante de la esquina. A un ejecutivo bancario le encargan que haga su trabajo y se le piden resultados como se le piden a cualquiera. Le podemos criticar por su avaricia pero no olvidemos que si Bill Gates o Amancio Ortega se hubieran conformado con el primer millón que ganaron seguramente la informática no se hubiera popularizado tanto ni se hubieran creado los miles de trabajo de Inditex… es la ambición de algunos lo que ha provocado los grandes cambios de la humanidad aunque muchas veces esas ambiciones sean éticamente reprochables en el plano individual. El problema no es sólo la calidad moral del que dirige el banco, el problema es de quien ha dado tanto poder a la banca como para hacer temblar los cimientos del sistema cuando hay una crisis financiera. Y el responsable de que tengan tanto poder es nuestra clase política. Me explico con un ejemplo: ¿quién es más culpable, el directivo de Altadis que quiere que aumenten los fumadores para así hacer ganar más dinero para su empresa o el político que da legalidad a un producto nocivo para la salud?

Claro que los banqueros son culpables de muchas cosas (y los grandes ejecutivos de muchas empresas diversas) pero no erremos el tiro: el primer fallo está en el bajísimo coeficiente de caja –decidido por los políticos- que convierten a los bancos en posibles armas de destrucción masiva, la mala labor supervisora del banco central de turno, la pésima labor legisladora de los Parlamentos que no han frenado los enormes privilegios de la banca, la inutilidad de los ministros de economía que se han visto desbordados y han aceptado el chantaje de salvar a la banca a costa de lo que sea y, más concretamente en España, recordemos la utilización política de las cajas de ahorros. Y ojalá un director de cine contrate a un buen guionista que conozca el tema para que algún día se ruede una película, a ser posible amena, que explique realmente cómo funcionan los bancos y así se tome conciencia de la imprescindible reforma radical que debe haber en el sistema financiero global.

Share Button

17/10/2014

Croacia y música: para ver y escuchar

Filed under: fotografía — DROBLO @ 09:34

Share Button

15/10/2014

Especulación bajista

Filed under: mercados — DROBLO @ 09:11

Todos los días millones de personas pierden dinero en los casinos haciendo apuestas aún a sabiendas que la casa siempre gana y que las probabilidades de obtener premio son mínimas. Nadie puede decir que no es consciente que lo más probable es perder las monedas que se depositan en una tragaperras y sin embargo los bares de medio mundo están en estos momentos ocupados por jugadores. Me temo que la popularización de la bolsa por la tendencia alcista de los últimos años del siglo pasado y la aparición de internet ha atraído a muchos a la bolsa esperando un “pelotazo” similar a los de los juegos de azar pero creo que la mayoría de los que invierten en bolsa lo que buscan es un plus a la rentabilidad de sus ahorros. Sin embargo, y aunque ambos especulan con su dinero legalmente, el gran público diferencia entre los que lo hacen comprando y los que lo hacen vendiendo, otorgando una inmerecida mala fama a los “bajistas”.

Es difícil hacer valoraciones éticas con las inversiones: quizás el que defiende que el que compra acciones hace algo bueno y el que las vende algo malo cambiaría de opinión si la compañía de la que tratamos fabrica bombas de racimo y minas anti-persona. Pero es que además esa teoría que dice que el que compra apoya a la empresa en la que invierte es un mito, es inútil dar una categoría moral a las compras y ventas de bolsa porque lo que pasa cada día es simplemente que unas acciones cambian de manos, es decir, sólo financiamos a las empresas cuando acudimos a una OPV o pagamos una prima por una ampliación de capital, el resto del tiempo el que compra, sea de lo que sea la empresa, lo que hace es darle dinero a otra persona –que siendo malpensados, a saber qué hace con nuestro dinero- a un precio determinado. Pero incluso entre los que van a una OPV y dan directamente su dinero a la empresa en la que están invirtiendo, son una minoría los que realmente quieren esa participación como inversión y sólo hay que ver el volumen del primer día de negociación de cualquier nueva compañía para comprobar cómo muchos venden en las primeras horas.

Tampoco hay relación entre la simpatía que genera una empresa y el interés de la gente por ella. No sólo los fondos éticos han resultado un fracaso, es que las compañías con más accionistas suelen ser las más criticadas. En España por ejemplo en cualquier encuesta el sector bancario está muy mal considerado, sin embargo si sumamos todos los accionistas de los 6 bancos del Ibex (Santander, BBVA, Popular, Sabadell, Bankia y Bankinter) la cifra resultante es de ¡casi 5 millones de personas!…muchas de ellas esperando cobrar dividendos de ellas y a la vez criticando los altos beneficios que tiene la banca. No creo que debamos fustigarnos por ello, ni en la bolsa ni en otras inversiones. El otro día encontré un fondo ético de inspiración cristiana que invertía en un ETF (fondo cotizado) que vende deuda soberana sin tenerla…y no significa que quiera que un país quiebre o que aumente los intereses que pague por su deuda, simplemente apuesta a que los tipos de interés de largo plazo estarán más altos, algo perfectamente normal. Tampoco el que vende futuros del petróleo es un santo que está deseando que se encuentre una energía barata e inagotable que desbanque a los combustibles fósiles ni el que compra una opción de venta de los precios del café es un diablo que está buscando la ruina de los recolectores de grano de Costa de Marfil…

Tampoco es cierto que el que compra esté apoyando a la empresa porque la hace subir de capitalización, ese error viene de la simplificación periodística que dice que un valor sube “porque hay muchas compras” o baja “porque salió mucho papel”. En realidad siempre hay el mismo volumen de compradores y vendedores porque es lo que se cruza…si no hay compras nadie puede vender y si no hay ventas nadie puede comprar. Lo que hace que los precios se muevan es la intención de los compradores de pagar más o menos por lo mismo y/o de los vendedores de elegir un precio más alto o más bajo. Por lo tanto una acción puede pasar de valer 100 a valer 1 y a pesar de que todos los días hubo compradores no por ello la empresa ganó en valor. ¿Por qué entonces se critica tanto cuando la CNMV publica que alguna acción tiene un 1 o un 2% de su capital en posiciones bajistas? ¿A qué viene denominar “fondos buitres” a los hedge funds que apuestan a que un precio pueda bajar, o acusarles de “forzar el descenso de la cotización” como si eso fuera tan sencillo y no hicieran lo contrario la inmensa mayoría de especuladores? Un gestor que trabaja para sus clientes busca la rentabilidad con los instrumentos que tiene, y si piensa que el precio de un activo bajará, ¿por qué no hacerlo? ¿Por qué esa diferencia con el especulador alcista si su objetivo es el mismo? ¿Por qué vender con la esperanza de comprar más barato es distinto que comprar con la esperanza de vender más caro?

Otro tema muy diferente es el de las inversiones cuasimonopolísticas de algunas compañías financieras pero una vez más, el defecto de ellas es el mismo tanto si son compradoras como si son vendedoras. Si se permite que la negociación de determinados productos pierda su base real y esté en manos de unos pocos que pueden manejar sus movimientos, el impacto en la economía real será muy peligroso, sea comprando acero o vendiendo soja, sea inflando el valor de unas acciones o desplomándolas. La solución contra esto es una mejor regulación para las grandes apuestas especulativas que en el tema bursátil debería pasar además por limitar el volumen del trading de alta frecuencia… y es que cuanto más numeroso sea el número de participantes –humanos, claro- en cualquier mercado, más difícil de manipular será este y más útil será para la economía real. Todos invertimos al tener el dinero en el banco, y normalmente elegimos uno y no otro porque nos inspira seguridad, nos ofrece rentabilidad (sea con intereses o con bajas comisiones) y nos da el servicio que buscamos pero si la solvencia de esa entidad financiera dependiera de unos pocos clientes poderosos que lo pueden manipular todo seguramente desconfiaríamos de tener nuestro capital allí.

Esta crisis es tan grave y está resultando tan profunda por culpa de los que llevaron a la inmensa mayoría de los activos del mundo a tal punto de sobrevaloración que obligaron a personas y a empresas a endeudarse en exceso para poder obtenerlos. Ojalá los “bajistas” hubieran frenado aquello.

 

Share Button

14/10/2014

El oro sigue intentando el rebote

Filed under: charts,forex — DROBLO @ 10:57

ororebotelo

Share Button

Evolución porcentual de la formación bruta de bienes de capital fijo en varias economías desde el 2000

Filed under: charts,economía — DROBLO @ 08:52

useuroz

europa

greeecepsain

usuk

gfiemusa

gfibraus2011

fuente: http://www.philosophicaleconomics.com/2014/10/the-state-of-investment-around-the-world/

Share Button
Older Posts »

Powered by WordPress

17 visitors online now
5 guests, 12 bots, 0 members
Max visitors today: 19 at 03:08 am UTC
This month: 82 at 10-18-2014 04:02 pm UTC
This year: 177 at 09-19-2014 01:49 pm UTC
All time: 411 at 03-17-2012 12:50 pm UTC