La Web de DROBLO

28/11/2014

Kubrick Red Supercut

Filed under: cine on line — DROBLO @ 09:32

Share Button

26/11/2014

2 estilos de Hedge funds

Filed under: mercados — DROBLO @ 09:38

Los fondos de cobertura (según su traducción literal) son un instrumento especulativo de primer orden en el mundo financiero. Sus gestores aprovechan su dominio de los derivados para multiplicar las posibilidades de beneficio, ya que exigen menos desembolso de capital que en los mercados de contado. Los derivados, curiosamente, nacen en el mundo agrícola, con los futuros que surgen porque permiten al agricultor un precio mínimo al que colocar su futura cosecha y al comprador un coste máximo para el producto meses antes de la transacción real. Chicago fue donde nació el primer mercado de futuros en 1884 limitado a productos básicos, mucho antes de que se negociaran en tipos de interés o en bolsa, al igual que las opciones. En un primer momento eran instrumentos utilizados -como los seguros- para reducir los riesgos de la economía real, pero en el siglo XXI muchos -como Warren Buffet declaró hace unos años – creen que los derivados son armas de destrucción masiva.

Volviendo a los hedge funds, como en casi todo, generalizar es muy inexacto y todo tiene dos caras -al menos- pero es interesante intentar entender cómo funcionan. Voy a poner los dos ejemplos de gestión más famosos, que aún persisten, relatando dos hechos que tuvieron una importancia histórica tan notable a finales del siglo XX que su influencia aún pervive:

-El llamado método Soros.- Reconoce que él gana dinero aprovechándose de la ineficiencia e irracionalidad del mercado, de la “ignorancia de millones de inversores porque el espíritu humano es proclive a la euforia y el desfallecimiento”. Esa es la filosofía de su famoso hegde fund, intentar ser más listo que los demás participantes en los mercados intentando adivinar el comportamiento de éstos, digamos que su mejor arma es la información (análisis fundamental) y la psicología de masas. En 1992, aunque el volumen de negociación diario de la libra era de 1 billón de $, con 10 mil millones de $ consiguió forzar al gobierno a devaluar la libra, entonces anclada por los lazos de la UE al valor del marco, lo que la hacía estar sobrevalorada para desgracia de los propios británicos. En este caso él ganó muchísimo dinero aprovechando una ineficiencia del mercado que muchos economistas ya habían visto. Curiosamente su apuesta –por supuesto egoísta- ayudó a Reino Unido ya que, como ocurre en la actualidad, una divisa más barata para un país exportador era algo deseable.

Demostró que un especulador inteligente y con capital podía vencer a un banco central, a un gobierno y a unos acuerdos económicos internacionales, un antecedente peligroso y que demostró hace más de 20 años el inmenso poder de los mercados financieros.

El ejemplo de Soros –nadie, ni él, es inmune a los vaivenes- no significa que no haya miles de apuestas diarias equivocadas, al igual que las hay económicamente dañinas y también beneficiosas. La apuesta especulativa que consiguió expulsar a la libra del Sistema Monetario Europeo es una de las pocas jugadas que han llegado al gran público pero es imposible conocer la influencia –positiva o negativa- que a lo largo de los años han tenido los comportamientos de algunos gestores de hedge funds en su búsqueda del mayor beneficio para sus clientes… y de su bonus de fin de año, claro. Precisamente buscando la perfección se intentó eliminar esa subjetividad e irracionalidad humana utilizando la capacidad predictiva de las matemáticas, calculando que en un sistema perfecto sólo habría un desplome bursátil 1 vez cada 4 millones de años, eran:

-los llamados “quants”.- científicos que creían que con fórmulas se podrían determinar con exactitud los precios. Empezaron por ganar mucho dinero con opciones, ya que ellos sabían cómo calcularlas con exactitud. Ahí nació el Long Term Capital. Sus beneficios y su prestigio fueron tan grandes que en octubre de 1997 sus cerebros –Myron Scholes y Robert C. Mertom- recibieron el nobel de Economía ¡Hasta el mundo académico aplaudía! Ese exceso de confianza provocó que 10 meses después llegaran a tener 126 mil millones de $ invertidos con tan sólo 7 mil millones de capital, y es que a pesar del descuadre –normal por otra parte en derivados- el participar en mercados de todo el mundo les hacía creerse invulnerables ya que pensaban que no era posible equivocarse en todas las múltiples posiciones. Sus predicciones matemáticas les dijeron que había que vender opciones para ganar una prima que no se iba a ejercer ya que los sistemas decían que la volatilidad iba a mantenerse baja, en concreto según sus fórmulas había sólo 1 entre 10 elevado a 24 posibilidades de fallar.

El 17 de agosto de 1998 el sistema financiero ruso se desmoronó tras las crisis políticas y mala gestión de las privatizaciones postcomunistas y se declaró en suspensión de pagos. Eso originó un aumento de la volatilidad a nivel mundial, con fuertes movimientos en divisas, materias primas y bolsas. Ningún sistema había previsto que un problema en Rusia afectaría –por ejemplo- a los bonos de México. El 21 de agosto ya estaban perdiendo 550 millones de $, algo que sus fórmulas decían que era poco menos que imposible. Lo más curioso es que cuando estaban perdiendo -a final de mes- el 45% de todo su capital pidieron ayuda a Soros, la antítesis de ellos, el que ganaba dinero con el estudio y con la inestabilidad e irracionalidad humana y no con la perfección de los cálculos matemáticos. Se negó, evidentemente, a invertir porque no estaba de acuerdo con su negocio pero sobre todo porque el coste era excesivo. La FED entonces acudió a 14 grandes bancos americanos para crear un fondo que auxiliara a Long Term Capital y que no hubiera un desastre mundial, rescatándolo.

No soy el primero que ha visto la enorme similitud de aquella acción coordinada de la FED auxiliando a unos gestores irresponsables con la de la actual crisis y la errónea lección que muchos en el sector debieron llevarse: si el desastre es tan grande como para amenazar la estabilidad financiera, siempre saldrá el dinero público en auxilio.

Aunque he descrito un éxito y un fracaso con el paso del tiempo parece que en los mercados se está imponiendo la misma filosofía que en Long Term Capital. En estas más de dos décadas se ha exonerado de culpa a las fórmulas, argumentando que el fallo fue que sólo tomaron como datos estadísticos una secuencia de los 5 años anteriores pero con más información y mejor cálculo, el sistema es viable. Muchos siguen creyendo que es posible obtener más beneficio y menos riesgo gracias a las fórmulas matemáticas y a las máquinas que las hacen funcionar a alta velocidad. Hay que recordar que los errores clamorosos de las agencias de calificación a la hora de evaluar los riesgos también estaban basados en cálculos similares a los de los “quants” ya que, por ejemplo, establecían que no era probable que el retraso en el pago de las hipotecas subprime en Arizona pudieran influir en la estabilidad financiera de UBS, el mismo error de Long Term Capital, infravalorar la interrelación de todos los mercados. Pienso que son menos culpables las máquinas que los humanos que confían demasiado en ellas porque creen que es posible la utopía de un mundo sin riesgos.

Con decisiones humanas o con decisiones matemáticas lo cierto es que no sólo los hedge funds, en general los mercados financieros, han contribuido a la globalización acelerándola pero a su vez la temporalidad –en muchos casos- de sus inversiones –por su carácter especulativo- ha generado una gran inestabilidad. En esos movimientos no sólo hay grandes beneficios y grandes pérdidas para los participantes, también hay unos efectos colaterales que salpican en todos los niveles de la economía real y no hay fórmula que garantice que esa influencia sea positiva.

 

Share Button

25/11/2014

Decrecimiento

Filed under: economía,filosofía — DROBLO @ 09:30

El decrecimiento es un movimiento que nace –basado en el mundo rural- como crítica a la idea generalizada de que el crecimiento genera más bienestar. Cohesión social, servicios públicos, menor pobreza y desigualdad son los principales argumentos que se utilizan para defender el sistema actual que se basa en un consumo cada vez mayor. Contra esto, los partidarios del decrecimiento –también conocido como “ecologismo radical”- plantean dos principales críticas:

  • En un entorno limitado como el planeta Tierra no es posible crecer ilimitadamente.
  • El hombre debe intentar ser feliz y un sistema económico basado en el crecimiento y en el consumo –según ellos- no lo consigue.

Ambos motivos tienen su parte de razón. Respecto al primer punto creo que es lógico pensarlo y más tras los escasos avances de la exploración espacial. Los avances científicos se concentran en un mejor aprovechamiento de lo que nuestro planeta nos ofrece y a pesar de sus éxitos el deterioro ecológico y el aumento demográfico y de consumo avalan ese miedo. El problema es que el ser humano no suele preocuparse en demasía por el futuro más allá del de su propia generación y eso lo vemos continuamente. Por ejemplo, se sabe que la falla de San Andrés acabará por provocar un gran terremoto que afectará a California y que posiblemente incluso acabe con gran parte del estado sumergido bajo el Pacífico pero no hay planes para despoblar aquella zona, se sigue construyendo como si eso no fuera a ocurrir ya que se descuenta que pasará dentro de muchos cientos de años. Por lo mismo ni China ni India -las economías que más crecen en consumo y contaminación medioambiental- ni las más desarrolladas parece que vayan a querer frenar el desgaste de recursos por lo que le pueda pasar al planeta en un futuro que se cree lejano.

Respecto al segundo me recuerda al libro del economista australiano Clive Hamilton “El Fetiche del Crecimiento”, publicado en 2003 y que más que sobre economía, trata sobre sociología y antropología. Lo leí hace años sin saber que es un icono de este movimiento y recuerdo que llegaba a la conclusión de que el crecimiento económico no genera felicidad. Argumentaba que el consumismo y el materialismo que caracteriza a nuestras sociedades lleva a unos inconvenientes que no existen en sociedades primitivas. Más allá del problema ambiental, critica que en las sociedades más “avanzadas” somos más desarraigados socialmente, más insolidarios, más frívolos, más depresivos, más ansiosos, más solitarios, menos independientes, los niños salen hiperactivos, con problemas de concentración y pérdida precoz de la inocencia……y se detectan enfermedades psiquiátricas que no se conocen en organizaciones menos desarrolladas

Uno de los ideólogos españoles de este movimiento, Carlos Taibo, cuenta la anécdota de unos misioneros que al llegar a una aldea perdida del Amazonas y ver lo primitivo de las herramientas que usaban en una tribu para cortar la leña les obsequiaron con cuchillos de acero inoxidable. Dos años después, vuelven y constatan que los indios tardan 10 veces menos en cortar la leña pero no por eso cortan más que antes sino que aprovechan mejor ese tiempo libre. Esa sería la reacción que los partidarios del decrecimiento consideran lógica y no la que ha sido la tónica en el mundo desarrollado: utilizar los avances tecnológicos para producir más. La idea es que si reducimos el consumo podremos trabajar menos horas y vivir mejor. Defienden que lo que propugnan no es algo nuevo ni extraño al ser humano, es una reorganización de la sociedad basada en la cohesión social, el ocio creativo, una renta básica de ciudadanía, reducir el tamaño de las organizaciones humanas primando lo local frente a lo global, autogestión, democracia directa, respeto al medio…no sólo en la Historia y en sociedades primitivas de la actualidad hemos visto algo parecido, es que en nuestra propia sociedad la organización de las familias es muy similar.

El problema del decrecimiento –además de no ser un movimiento lo suficientemente cohesionado- llega con la aplicación práctica. Incluso si aceptáramos que sus ideas fueran las correctas son muy minoritarias puesto que la mayoría de los seres humanos asociamos progreso económico con vivir mejor, felicidad con desahogo económico y primamos el individualismo sobre el bien social. Cuando pensamos en una sociedad ideal se nos viene a la mente Noruega y no los massai. Sí, queremos trabajar menos horas pero confiamos en el avance tecnológico para ello y no en una menor industria y seguramente ocupemos esas horas de ocio con productos que nos llegan gracias al crecimiento como los ordenadores personales que han llegado al gran público porque somos una sociedad de consumo. Es fácil teorizar sobre cambiar el mundo de arriba a abajo pero ¿cómo cambiar todas nuestras costumbres de repente, cómo aceptar un cambio que implicaría un shock económico a corto plazo aún mayor que la actual crisis, es eso posible? Y esa dificultad de implantarlo de forma espontánea ha generado a su vez otro problema, que algunos de sus partidarios también lo son de utilizar métodos violentos para que tenga éxito su idea de “un mundo mejor”.

Apenas he esbozado por encima la teoría del decrecimiento (si os interesa el tema os recomiendo el documental on line de media hora –aunque basta con verlo a partir del minuto 17-  subtitulado al español There´s no tomorrow) y aunque a mi juicio es inaplicable, algunas de sus reflexiones me parecen de interés incluso para mejorar el actual sistema.

Share Button

24/11/2014

Movimientos de tipos de interés oficiales en 2014

Filed under: datos — DROBLO @ 09:33

rates2014o

Share Button

22/11/2014

el abuelo que salto por la venta y se largó (2013)

Filed under: crítica — DROBLO @ 21:03

Divertidísima película sueca a la que hay que perdonar sus inexactitudes históricas y sus fallos de guión ya que el tono surrealista del relato permite disculparlo todo. Dos horas de puro divertimento. No hay que pedirle más y nadie se sentirá defraudado.

Share Button

21/11/2014

La Quinta Avenida de Nueva York en 1900

Filed under: fotografía histórica — DROBLO @ 09:16

Share Button

19/11/2014

1994

Filed under: economía,Historia — DROBLO @ 12:30

Es tan difícil encontrar motivos en la actualidad para ser optimistas que se me ha ocurrido recordar una fecha en la que prácticamente todos los datos eran peores que en la actualidad y que no es tan lejana. A mediados de 1992, tras el crecimiento artificial propiciado por las grandes construcciones de la Expo, el AVE y las Olimpiadas, España entró en recesión y, como han hecho la mayoría de bancos centrales desde 2008, se utilizó para salir de ella la política monetaria, bajando los tipos de interés y –entonces se podía- devaluando la moneda tres veces (septiembre y noviembre de 1992 y mayo de 1993) perdiendo la peseta un 21.7% de su valor en 8 meses. A pesar de la mala situación económica y desafiando muchas encuestas, en junio de 1993 –si mi memoria no me falla influyendo mucho un debate televisivo Aznar/González que inclinó a los indecisos- volvió a ganar el PSOE las elecciones generales que gobernaría en minoría con el apoyo de los nacionalistas, situación similar a la actual.

Las peores cifras de PIB y déficit ocurrieron en el segundo semestre de 1992 y durante 1993, con una bajada del Ibex de casi el 15% ese año si bien la mayor tasa de paro se alcanzó en 1994: 24.1%. 1994 es el año que recuerdo como el más “movido” en los mercados y el más parecido a 2010-2011 ya que hubo una fuerte crisis de la deuda. El problema no fue sólo por la situación española, la FED subió los tipos de interés 6 veces desde el 3.25 al 5.50% de febrero a noviembre de aquel año provocando un alza de la rentabilidad de los bonos en toda la curva que fue especialmente acusada en España pasando el bono a 10 años de poco más del 7% a superar el 12%. El Tesoro tuvo que cambiar ciertas normas, como en la actual crisis, para evitar varias quiebras bancarias españolas por culpa de esos movimientos, creando la cartera de inversión (revaluada por coste financiero, donde se podían colocar las posiciones “pilladas” con “comodidad”) diferenciada de la de especulación (revaluada a precios de mercado). El diferencial contra el bund alemán se situó en más de 4 puntos, nivel muy exagerado porque, aunque con diferentes monedas y bancos centrales, entonces ya se preveía la convergencia –que de hecho ocurrió- en unos años. Es decir, como ahora, había quien apostaba a que nos quedaríamos fuera del €. No se acaban ahí las coincidencias: la alta volatilidad y las manipulaciones en el mercado eran casi diarias en el mercado de deuda español, dirigiendo las aperturas para un lado y así enganchando con volumen a todos hacia el otro lado (y eso que no existían las máquinas de alta frecuencia), incluso varias veces se llegó al límite máximo de bajadas intradiarias en el futuro del bono.

Tanta negatividad por España se debía no sólo a las malas cifras económicas, también a los escándalos de corrupción y al GAL. El 28 de diciembre de 1993 se interviene Banesto y pocos días después se hace pública una carta de JP Morgan a Banco de España –que el gobernador ocultó al Congreso- afirmando que el plan de Mario Conde era viable. Ese enero UGT y CC.OO. convocan una huelga general contra la reforma laboral impulsada por el entonces minsitro de trabajo –y hoy presidente autonómico andaluz- José Antonio Griñán. Durante los meses siguientes personajes a sueldo del estado como Mariano Rubio, Amedo y Domínguez y, sobre todo, Roldán, descubren una administración descontrolada que lleva a un aumento de la desconfianza entre los inversores. Aparentemente, la corrupción era más grave entonces. Y también lo era la sequía climatológica y las acciones de ETA.

Eso sí, como en la actualidad, fue una época de éxitos deportivos, destacando en tenis el “doblete” de Arantxa y Bruguera en Roland Garros y la primera victoria española de una tenista en Winbledon a cargo de Conchita Martínez y en ciclismo el cuarto “tour” de Induraín. Como pasó el año pasado con la victoria en el mundial de fútbol, su influencia en la mejora de la crisis no fue detectada. Y las guerras de moda no eran la de Libia, Afganistán, Irak… eran las de Bosnia, Ruanda, Chechenia…aunque ya Berlusconi arrasaba en las elecciones generales en Italia. Hablando de política, en 1994 se hizo famosa la coletilla del “Váyase, señor González” de Aznar, que se repuso del fiasco de 1993 venciendo en las europeas de junio por 10 puntos (por cierto, en las locales de mayo de 1995 el PP ganó en 10 de las 13 comunidades donde se celebraban elecciones y en 44 capitales, resultados similares a los de 2011).

Así pues, una brutal crisis con mayor tasa de paro que en la actualidad, más corrupción, terrorismo, una situación política similar, unos tipos de interés más altos, problemas de solvencia y credibilidad, pagando dos dígitos de rentabilidad por la deuda a 10 años y con un muy discutible futuro dentro del € en el que la mayoría de la UE iba a ingresar en pocos años. Y sin embargo 1994 cerró con un PIB al alza y fue el inicio de un periodo de crecimiento bastante alto que no se truncó hasta 2008 ¿Por qué entonces la situación es más grave ahora y nos es tan difícil ser optimistas? Podemos hablar de que ahora estamos más endeudados o de la burbuja inmobiliaria (que ya existía entonces, de hecho es famoso el video de Aznar en 1993 en el que reprocha a F. González que la vivienda estuviera tan cara) pero en mi opinión son dos los principales motivos: ahora estamos inmersos en una crisis internacional que es la más grave desde la década de los 30 y por lo tanto el contexto exterior ayuda muy poco y ya no disponemos de control sobre la política monetaria con lo que no podemos mover a nuestro antojo nuestros tipos de interés ni el valor de nuestra moneda que fue lo que básicamente nos sacó del hoyo entonces…por lo demás, somos 17 años más viejos.

Share Button

Precio del Yen contra el $ y el €: Alejando el zoom

Filed under: charts,forex — DROBLO @ 12:26

usdjpynovo eurjpyo

Share Button

18/11/2014

Fraude (2012)

Filed under: crítica,economía — DROBLO @ 09:07

Con ese título y el apéndice “por qué la gran recesión” este documental español creo resume perfectamente la visión ideológica liberal respecto a la actual crisis. Se esté de acuerdo o no, conviene para aquellos que utilizan el término liberal y neoliberal de forma gratuita el conocer la versión de quienes realmente lo son (hay economistas de la escuela austriaca y una pequeña intervención de D. Lacalle). Eso sí, para el que la conozca, hay pocas novedades.

Empieza criticando la versión más extendida sobre la causa de la crisis, el que el libre mercado es el culpable. Primero describe cómo la sociedad de libre mercado no existe ya que la sociedad y la economía están muy intervenidas por el estado: sector financiero controlado por el gobierno, banco central que disfruta del monopolio del dinero, el dinero no es convertible en algo real, la planificación central lo dirige todo, sobre-regulaciones administrativas… en resumen lo que ellos llaman socialismo. Y claro, según ellos, al no existir el libre mercado, éste no puede ser el culpable de la crisis.

El dinero es capital para el desarrollo humano pero surgió de modo espontánea para sustituir al trueque derivando las sociedades en que el mejor instrumento en el que basarlo era el oro. Los políticos acabaron con ello y lo controlan otorgando privilegios a los bancos para que lo fabriquen. Los bancos no son intermediarios como deberían ser entre ahorradores e inversores sino creadores de dinero y por eso son tan vulnerables. La clave está en la Reserva fraccionaria –privilegio legal otorgado por políticos-  expandiendo el crédito de forma artificial. Ya lo he contado alguna vez, si bien la mayoría de la gente lo desconoce: Menos del 10% de la masa monetaria está realmente impreso, el resto son apuntes contables de los bancos como apunta Huerta de Soto, principal monologista del documental.

¿Son inevitables los ciclos económicos que parecen ser comunes al capitalismo? La actual intervención estatal es lo que los provoca. Los ven como un proceso en el que se origina una burbuja y explota y se sale generando otra y coloca a los bancos como culpables por conseguir capital a corto plazo que invertían a largo plazo. Este desfase tan típico provoca que cuando viene el pinchazo el banco privado no puede devolver el dinero que le han confiado y recurre al banco central (ideado por los estados para crear dinero pero a la vez utilizado para financiarse) como prestador de última instancia. Llegó un momento en la Historia en que como no se  podía recurrir al oro porque no había suficiente, los políticos acaban con el patrón oro. A partir de acabar con esto, la confianza toma una importancia vital ya que el dinero son sólo billetes de papel avalados por los estados. Este sistema es el origen –según ellos- de las crisis. Además, como los estados gastan más de lo que ingresan (déficit) no paran de crear deuda que colocan a los bancos e intentan solventar los intereses con la inflación que es el impuesto de los pobres.

Narra lo que ya sabemos sobre el origen de esta crisis dando una gran influencia a la gran bajada en los tipos de interés como alimento de la última burbuja: expansión crediticia artificial generada por los bancos centrales y no por el ahorro y que se cebó especialmente en el sector inmobiliario. Si los tipos de interés bajan porque hay más ahorro es bueno pero si se hace artificialmente por los bancos centrales se originarán burbujas y su inevitable estallido generará una recesión económica en la que los bancos necesitarán el apoyo del dinero público para responder por sus créditos ya que ni siquiera desahuciando los activos que avalaban los préstamos podrán recuperar la inversión pues los precios habrán bajado.

En general el documental narra la misma historia de la crisis que conocemos todos si bien es original que dice que la mecha por la cual se empezó a derrumbar el castillo de naipes construido fue por la fuerte subida de las materias primas, especialmente la energía, de 2004 a 2007 –algo que achaca también a los bajos tipos de interés-, que redujo el efectivo disponible en familias y empresas. Al empezar a notarse la gran mentira de vivir a crédito y para mantenerla viva, en verano del 2007 vuelven a bajar tipos de interés e inyectan dinero. Con esto consiguen unos máximos bursátiles ese noviembre pero también una mayor subida de las materias primas. Y ya se había iniciado el proceso y poco a poco se descubrieron todos los errores de inversión y con ello los peores bancos fueron puestos al descubierto.

La crisis descubre que todos los gobiernos del mundo sean del color político que sean han hecho lo mismo: rescate del sector financiero, expansión monetaria, mayor gasto público… J.R. Rallo resume la alternativa que ellos ofrecen a lo que se hizo para la banca: capitalización de deuda convirtiendo a deudores en accionistas (algo que ha pasado en muchas empresas y con lo que estoy totalmente de acuerdo) sin gastar dinero del contribuyente. A partir de 2009, una vez “salvado” el sistema financiero, se buscó impulsar la economía real con más gasto público (Plan E en España) lo que dispara el endeudamiento de los estados y los balances de los bancos españoles, no salvados e intoxicados por temas inmobiliarios, se intoxican además por el deterioro de su cartera de bonos.

El carácter académico del documental –algo deslavazado en su estructura para mi gusto- desbarra un poco con expresiones como decir que Keynes es la “semilla del mal”, los “recaditos” a Krugman o el que Huerta de Soto se balancee en una mecedora mientras habla de la crisis pero en general su mensaje es claro: La escuela austriaca es la única vía para que una crisis como la actual no se repita. El propio Huerta de Soto resume en 3 puntos lo que cree que se debería cambiar para ello:

  • Exigir el 100% del coeficiente de caja para los depósitos a la vista
  • Acabar con los bancos centrales y su función de prestamista de última instancia ya que no tendrían sentido puesto que los bancos responderían por sí mismos. Los tipos de interés y la expansión monetaria se deben generar de la ley de la oferta y la demanda y no de la decisión de un burócrata.
  • Reintroducción del patrón oro porque no es manipulable por los estados.

Personalmente, son posturas un tanto utópicas porque deberían realizarse en todo el mundo y no hay voluntad para ello y para mi

  • El primer punto reduciría tanto el crédito que retrasaría nuestro desarrollo económico. Yo aumentaría mucho el coeficiente de caja pero con un calendario amplio y desde luego no creo fuera necesario pasar del 20%. Yo más bien reformaría la capacidad de inversión de los bancos, obligándoles a una diversificación obligatoria que reduciría mucho su riesgo.
  • Puedo estar de acuerdo en este punto pero aplicarlo resultaría casi imposible, necesitaría de un cambio de mentalidad en la sociedad enorme y tiene el problema de que acabaría en un cuasi-monopolio ya que los ciudadanos sólo confiarían –una vez eliminada la garantía del estado- en los bancos más grandes.
  • Este punto me parece anacrónico, no es factible volver atrás porque supondría para los estados reconocer que son mucho menos ricos de lo que presumen ser. Tampoco tiene sentido ignorar que existiendo el patrón oro también ha habido crisis similares a la actual. Y aunque considero muy positivo que todos sepamos que el dinero realmente vale algo, también nos tendríamos que fiar de las cantidades de oro que dice poseer cada país luego volvemos al tema de la confianza y a la posible manipulación. Habría que buscar otro patrón.
Share Button

17/11/2014

Evolución del PIB de la Eurozona desde sus niveles pre-crisis

Filed under: charts,datos,economía — DROBLO @ 09:10

piseurozlo

Share Button
Older Posts »

Powered by WordPress

17 visitors online now
3 guests, 14 bots, 0 members
Max visitors today: 23 at 01:21 am UTC
This month: 92 at 11-16-2014 07:48 am UTC
This year: 177 at 09-19-2014 01:49 pm UTC
All time: 411 at 03-17-2012 12:50 pm UTC