A vueltas con la desigualdad

En mi opinión hay 3 tipos de desigualdad:

  • La de ingresos.
    Aunque se ha luchado contra ella lo cierto es que siempre hay quien trabaja más, tiene más talento o hace una labor más importante por lo que parece inevitable. Incluso personajes de izquierdas como Almodóvar, el Gran Wyoming o incluso Pablo Iglesias, que quizás con la boca pequeña defienden el modelo “igualitario”, son conscientes, y asumen, que un director de cine gana mucho más que un maquillador, que un presentador de éxito gana más que un cámara y que un profesor universitario y diputado gana más que el camarero del bar del Congreso. Así que parece inevitable cierta desigualdad salarial. Nada hay más injusto que la suerte, que a alguien le toque la lotería y a millones no y sin embargo, todos jugamos buscando ganar aunque eso genere desigualdad. Sin embargo, hay quien pretende limitarla para evitar casos extremos como por ejemplo el de Messi que gana, de salario, más de mil veces más que el empleado que menos gana del FCB. Como ya expliqué no hace mucho no veo posible limitar salarios en instituciones privadas. Cierto que algunos ganan demasiado y esos salarios salen –en el caso de directivos- de tarifas más altas o peores servicios porque injusticias siempre hay pero siguiendo con el ejemplo de Messi, su salario genera unos ingresos muy altos para la seguridad social y la hacienda pública en cada nómina; si se le pagara menos, seguramente se iría a jugar a otro país y esos ingresos se perderían. Es decir, sueldos altos en empresas privadas, siempre y cuando cobren legalmente, son beneficiosos para el erario. El problema económico es el salario de cada uno pero no la diferencia de salarios, si a mí me suben el sueldo en 10 mil € y a mi compañero en 20 mil la desigualdad aumenta, puede molestarme pero mientras me suban el sueldo, la noticia económica es positiva.
  • La de capital.
    Siguiendo con el ejemplo de antes, las personas que ganan más, pueden ahorrar e invertir y por lo tanto si la economía crece, como eso hace subir la bolsa y el precio de las propiedades, aumenta la desigualdad. Eso se ha hecho patente en los países donde más ha mejorado la economía la última década como Rusia, China o India: nunca hubo más millonarios y a la vez nunca hubo menos pobres. Son sociedades que viven claramente mejor pero la desigualdad aumenta porque el que tiene capital puede multiplicarlo (dinero llama a dinero) pero el que no tiene, no. La crisis ha provocado un aumento de la desigualdad en el mundo occidental por ese motivo (y por el abuso de la política monetaria que ha elevado el precio de los activos en mucha mayor proporción que los salarios), los norteamericanos viven mejor ahora que en primavera de 2009 (aunque sólo sea por los millones de empleos creados desde entonces) pero quien tenía dinero en acciones o en viviendas, ha mejorado mucho más que el que en aquella fecha no tenía ahorros. Los españoles estamos mejor que en verano de 2012, el punto mínimo de la actual recesión, pero desde luego quien entonces tenía fondos de inversión en renta variable y casas, ha aumentado mucho más su riqueza que la mayoría. ¿Es un problema económico este aumento de la desigualdad? Para responder a esa pregunta imaginemos que la situación cambia y mañana hay un crash bursátil como el de 2008 y un desplome del sector inmobiliario y caen fuertemente los precios de los activos. La desigualdad se reduciría porque los más ricos lo serán mucho menos pero eso provocaría una nueva crisis y más paro con lo que la sociedad en su conjunto viviría peor así que no, no es un problema económico que haya más ricos mientras haya menos pobres. Además, la igualdad de dinero que tenemos todos en la cuenta corriente no sólo es injusta porque hay personas con más talento y que se esfuerzan más, es que es utópica porque no se corresponde con la realidad humana. El incentivo de mejorar está dentro de nosotros y si el que posee cierto capital tiene hijos, como todo padre hace, invertirá en su educación y les dejará patrimonio en herencia por lo que probablemente la desigualdad continuará en la siguiente generación.
  • La de oportunidades.
    Ahí sí que tenemos un claro problema tanto social como económico ya que un niño es inocente de nacer en el Chad en lugar de en Suiza y ni alguien con un gran talento o con una gran fuerza de voluntad es capaz de desarrollarse y explotar su potencial sin servicios básicos como la educación o la sanidad. Si Bill Gates hubiera nacido en Somalia dudo mucho que hubiera podido crear Microsoft. Por supuesto lo ideal sería –en el mundo y en España- que desde el nacimiento todos tuviéramos las mismas oportunidades pero todo padre intentará dar a su hijo la mejor educación y los mejores servicios sanitarios. Lo sé por experiencia porque por ejemplo yo que vengo de familia humilde en los veranos a la edad que ahora tiene mi hija trabajaba mientras que ahora ella viaja al extranjero para mejorar el idioma, yo nunca fui en mi niñez al dentista mientras ella sí ha tenido atención denta…l por lo que a no ser que cambiemos radicalmente la institución familiar y los padres dejemos de invertir en nuestros hijos en la medida de nuestras posibilidades–algo que no creo que pase- el hijo de un rico lo tendrá más fácil que el hijo de un pobre. Luchar contra esa desigualdad y exportar al mundo el modelo europeo que permite que incluso familias con escasos recursos tengan acceso a servicios sociales, infraestructuras, sanidad, educación, becas públicas, etc. debería ser una prioridad. En lugar de eso, la desigualdad se ha puesto de moda porque, como he explicado antes, ha comenzado a notarse en Occidente al salir de la crisis. Sinceramente todo es mejorable pero la igualdad de oportunidades en España es óptima en relación al resto del planeta, no es para nada un problema crítico como sí lo es en naciones más pobres o incluso en los EUA, donde un estudiante de notable sin habilidades para el deporte tiene serios problemas para poder acceder a la universidad si su familia no tiene “posibles” e incluso cuando accede a una (y si no es de prestigio puede ver recortadas sus opciones laborales de futuro), es a costa de pagar costosos créditos universitarios durante sus primeros años en el mercado laboral. Y no digamos lo cara que es una asistencia médica de cierta calidad. De hecho, los datos –medidos por el coeficiente Gini- dicen que hoy hay menos desigualdad en el mundo que hace 20 años y la única gran economía desarrollada que hace la excepción son los EUA.

Por otra parte, tendemos a pensar que la desigualdad es algo que el sistema económico nos impone cuando en muchas ocasiones la desigualdad la creamos nosotros. Todos conocemos casos de antiguos compañeros de escuela, con una situación social similar, que han evolucionado de forma muy dispar. Volviendo a los ejemplos familiares, tengo dos hermanos que fueron a uno de los mejores colegios privados de Madrid (ambos con becas de las que otorgaba Franco –yo ya no las pude disfrutar- a las familias numerosas) y uno acabó siendo catedrático y hoy es de clase media-alta y otro no acabó el bachillerato elemental y no se sacó el graduado escolar hasta ser adulto y hoy pertenece a la clase media-baja. Porque cada persona es como es y se desarrolla de forma distinta (ni mejor ni peor, una persona pobre puede ser más feliz que una rica) incluso partiendo de unas mismas condiciones. Por eso es absurdo intentar imponer la igualdad y por eso donde se ha intentado ha fracasado.

En resumen, la desigualdad de rentas y capital no es un problema económico siempre y cuando el conjunto mejore, mientras haya menos pobres es positivo que haya más ricos (es un tema a debate, pero yo ahí veo una clara relación). Incluso para los ingresos del conjunto, dado que una persona que gana un millón de € paga al fisco (o debería) mucho más que mil que ganan mil €. Sí es un problema grave la desigualdad de oportunidades pero a nivel planetario y en países concretos, en España no lo es tanto. Aquí la prioridad en lo social debe ser acabar con la pobreza antes que con la desigualdad y la prioridad en lo personal es que mi salario sea mayor, no que la diferencia con el salario de Messi sea menor.

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, política social. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A vueltas con la desigualdad

  1. Pingback: Lecturas recomendadas de Mayo - thiknomicsglobal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *