Banshee (2013-2016)

Con una cuarta temporada más corta de lo normal (8 capítulos en lugar de 10) en la que ha habido menos sexo explícito que en las otras tres, ha finalizado esta serie que se ha caracterizado por la violencia de sus imágenes.

Hay muchas series con personajes muy malos y gente sin escrúpulos y muchos tiros y tramas policíacas más o menos obvias pero esta ha dado un paso más y ha tenido personajes poliédricos y  diálogos que son pura filosofía existencial además de unos guiones muy entretenidos y una gran dirección que ha sabido imprimir ritmo a pesar de usar muchos flash-backs. 

Por supuesto, tiene muchos errores empezando por el actor principal que sólo tiene una expresión y continuando por el poco cuidado en muchos detalles. Es, además, una serie excesiva, muy exagerada aunque eso ayuda a no tomarla en serio lo cual tiene su punto ya que, como dije antes, hay muchísima violencia y personajes que tienen dentro lo peor del género humano. 

No la echaré tanto de menos como a The Good Wife  pero hay que reconocer que es una pérdida y será complicado encontrar un sustituto a la altura.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *