Ciencia, religión y la responsabilidad de los padres

La masturbación de los jóvenes según la ciencia es buena, tanto médicos como psicólogos insisten en que es sana para el cuerpo y para la formación del adolescente. Casi todas las religiones, como tienen manía a todo lo que sea placer sexual, dicen que es mala. ¿Cuál es nuestra responsabilidad como padres, hacer caso a alguien que no aporta ninguna prueba de lo que dice o a la medicina, ciencia que ha reducido la mortalidad infantil, mejorado nuestra calidad de vida y ampliado el número de años de nuestra existencia?

Para mi no hay duda, no hay conflicto religión/ciencia: una lleva desde los albores de los tiempos explicando las incógnitas recurriendo a lo sobrenatural, que es otro misterio en sí mismo, la otra lleva dando soluciones prácticas y reales toda su historia. Como padres es absurdo poner una vacuna a nuestro hijo o animarle a tomar la medicina que el doctor recomienda y cuando llega un conflicto con la religión de turno, entonces descalificar el criterio médico. Eso sin hablar de decisiones trascendentales como la típica de los Testigos de Jehová que prefieren ver morir a un niño antes que permitir que reciba una transfusión o la de la pareja estéril católica que renuncia a tener descendencia –ellos que dicen siempre defender la vida- por no usar la técnica de los bebé probeta.

Es cierto que la religión tiene un efecto benéfico entre sus seguidores, por ejemplo les alivia del dolor pero, ¿Qué preferiríamos para nuestros hijos, una droga como la morfina que les hace sentirse mejor pero no cura o un antibiótico que les resuelve la enfermedad? No hay comparación, las religiones ofrecen especulaciones sin pruebas y la ciencia soluciones. Nuestro deber como padres es, ante la más mínima posibilidad de conflicto, ponernos del lado de la ciencia por pura responsabilidad. Aunque se crea en Dios ya que el problema no es él, sino la panda de soberbios que se atreven a hablar en su nombre.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en filosofía, iglesia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ciencia, religión y la responsabilidad de los padres

  1. rcalber dijo:

    Yo apoyo una ética pro-vida. Está claro que no puedo diferenciar correctamente donde empieza la vida así que eso me plantea un dilema moral que atajo dándole comienzo en la concepción.

    En el caso de la masturbación entiendo que la oposición que hace la iglesia es totalmente absurda e incorrecta, además de ir en contra de la propia vida. Se trata de la vida del ser humano que siente un impulso irrefrenable y natural que no entiendo porque se trata de limitar o exceptuar.

    En cuanto al beneficio de la religión, como creyente “de pacotilla” hace poco hablaba con una creyente y le comentaba precisamente que es mejor ser creyente que ser consciente de lo precario de la vida. Ese consejo es bastante malo ya que es muy difícil pedirle a alguien que mantenga sus creencias pero a la vez que no viva para sus creencias y que se preocupe más por cuestionarse su vida antes de la muerte que después de ella.

    Existe un libro que se llama “Un mundo feliz” que plantea este dilema con mucho acierto. El objetivo de cualquier ser humano es ser feliz pero ¿estamos dispuestos a pagar cualquier precio para alcanzar ese objetivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *