cuando la política es márketing

Dada la actualidad de este antiguo artículo propio lo he modificado un poco y lo publico como nuevo:

   La democracia actual tiene el gran defecto de basarse en la elección de un cabeza de partido más que en un programa político. Eso provoca que la imagen de éste sea incluso más importante que la labor que defiende o promete realizar. De este modo la buena o mala publicidad se erige en factor decisivo a la hora de elegir a un gestor o a otro. Afortunadamente la experiencia me dice que cuando la situación económica es mala la gente sí acaba votando valorando más la gestión pero mientras la situación económica es buena la imagen es el factor fundamental.     

    Cuando yo era adolescente teníamos en Madrid como alcalde el personaje con mejor imagen de España, sólo igualada por Joaquín Ruíz Jiménez, que a la postre fue nuestro primer defensor del pueblo consensuado por todos los partidos: me refiero a Enrique Tierno Galván. Un filósofo anciano, agnóstico pero con buenas relaciones con los obispos, amigo de los jóvenes, que podía saltarse la disciplina de partido del PSOE criticando el ingreso en la OTAN por ejemplo, y que era la imagen de la “movida” madrileña. Recuerdo que un sábado cualquiera, pagado con dinero municipal, podía irme por la tarde a escuchar Jazz a Colón, al Centro Cultural de la Villa y luego marchar al Parque del Oeste a escuchar a Sabina cantar aquello de “ahora es demasiado tarde, princesa” mientras las litronas de cerveza y los calimochos iban de mano en mano.           

     Fue un día muy triste cuando murió y le sustituyó su teniente de alcalde –se supone el alcalde real pues Tierno Galván tenía muy poco de gestor- Barranco, que sólo pudo seguir en el poder –su imagen era horrible- con el apoyo del CDS. Luego el CDS pasó a apoyar al PP a cambio de conseguir la alcaldía para Rodríguez Sahagún. Y cuando éste se retiró por un cáncer se instaló –y aún sigue- el PP en la alcaldía de Madrid. El que fue regidor durante unos cuantos años fue Álvarez del Manzano, un auténtico “meapilas” sin ningún carisma pero que consiguió si no recuerdo mal 2 mayorías absolutas seguidas. ¿Por qué? Bueno, sólo hay que ver cómo era Madrid, sobre todo el centro, hace unos años y lo que es ahora. El dinero municipal se destinó a menos fiestas y más reformas, más túneles, más policías…Se hizo una mejor gestión y eso lo reconozco yo, que adoraba a Tierno Galván y Álvarez del Manzano aún hoy me provoca inquina. Y es buena noticia que sea la gestión y no otros factores los que lleven a la gente a votar a uno o a otro.    

        En Barcelona –donde vivo ahora- es común que haya actividades gratuitas (como por ejemplo pasarse la tarde en un gimnasio-piscina municipal con sauna y jacuzzi completamente gratis por ser el “día del deporte”) como cuando era adolescente en tiempos de Tierno Galván, ¿Es eso una buena gestión municipal o lo será el alcalde que se gaste el dinero en el mantenimiento de los carriles-bici por ejemplo?     

       Algo así le pasa a nuestro presidente, desde el comienzo ha estado muy bien aconsejado por el publicista que inventó el lema ZP y que –independientemente de su gestión- ha tenido siempre mucho cuidado en ser “políticamente correcto”: desde el desprecio a la bandera americana –aunque luego haya repercutido negativamente en nuestras relaciones exteriores- en un desfile, hasta la imagen de dialogante pasando por negar la crisis y hacer discursos a favor del optimismo. Sus ministros van por el mismo camino, da igual que la ministra de igualdad no vaya a hacer nada, lo que importa es que es tan feminista que dice “miembra” en lugar de miembro. Todo publicidad, todo política, muy poco de gestión.           

      Pero ya no estamos en una etapa boyante en la economía, recordemos como Aznar, sin imagen ninguna y contra un auténtico encantador de serpientes como Felipe González, acabó ganando y convenciendo tanto que volvió a ganar por mayoría absoluta. Porque su gobierno –por lo que fuera- nos sacó de la crisis. Ahora el PSOE ha tenido la suerte de sufrir la crisis al comienzo de la legislatura y ojalá dentro de 2 años sólo sea un mal recuerdo pero es el momento de la gestión, de la buena gestión y no de la buena publicidad: Presidente, llame a las cosas por su nombre y póngase a trabajar, aunque sólo sea porque al final los ciudadanos votamos con el bolsillo y si está vacío querremos seguro un cambio. No intente ser mi amigo ni se preocupe por caerme bien, gestione correctamente la crisis que es para lo que los españoles le eligieron.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a cuando la política es márketing

  1. rcalber dijo:

    Droblo, te recuerdo unas campañas de publicidad que hablaban de que a los pensionistas le habian subido su pension omitiendo que era por obligacion del Pacto de Toledo y se gastaban una pasta en repetir el anuncio una y otra vez en la television.

    Por otra parte, entiendo que hablas desde el desconocimiento y no sabes que las mutuas de accidentes no son mas que una privatizacion encubierta de la Seguridad Social, asi como otras guarrerias mas gordas que se le han hecho a los mas desfavorecidos como considerar que una persona encamada no necesita ayuda de una tercera persona, o no contestar peticiones sociales creando con ello un silencio negativo, es decir, te lo deniegan porque no te lo contestan, obligando a los peticionarios a recurrir a la via contenciosa administrativa, o sea, un pobre enmallao que pide una ayuda social tendria que gastarse medio millon de pesetas en abogados para hacer valer su derecho.

    Ha sido una autentica verguenza en la gestion con los mas desfavorecidos, sobre todo en la ultima legislatura. Las ayudas eran las mismas pero el gasto, si lo ves, se reducio sustancialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *