El lamento de la serpiente negra (2006)

Una película diferente; eso, los actores y la banda sonora son sus mejores cualidades. Sin embargo, la historia de una joven ninfómana que es ayudada filantrópicamente por un viejo músico de jazz resentido por el fracaso de su matrimonio no resulta muy convincente, y la figura del novio de ella -y de sus problemas psicológicos- creo es prescindible.
Al menos el previsible “happy end” es suavizado…
Tiene un pase.

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *