El lío del PIB

Hace unas semanas una política metió la  pata en un tuit comparando el PIB con la capitalización del Ibex pero no me llamó la atención porque es muy común para los profanos en economía comparar churras con merinas constantemente. De hecho, pasa incluso en gente que se supone que sabe de economía. El PIB es un mal indicador, tiene muchísimos defectos pero es muy simple de calcular, ahí radica su éxito; lo que es un grave error es pensar que el PIB es la riqueza del país. No es así, es la generación anual de riqueza del país, por eso el PIB no es comparable al valor en bolsa de las empresas del Ibex sino a sus beneficios anuales, si es que esa comparación tuviera algún sentido, claro.

Si asumiéramos (y ojo, que mucha gente lo hace, por eso no me sorprendió el tuit)) que el volumen del PIB (poco más de un billón de €) es el valor monetario de España, al tener una deuda pública por el mismo importe, entonces resulta que ¡España no vale nada! Y por supuesto no es así, es el consumo (de consumidores y empresas) + la Inversión + el gasto del Gobierno + (que sería un signo – si importamos más de lo que exportamos) exportaciones netas… ¡durante un año! Por supuesto España vale muchísimo más de lo que puede producir en un año, y eso también significa que puede tener una deuda pública del 100% del PIB mientras lo que pague anualmente sea menor –y lo es, por fortuna- que el PIB generado.

Es importante tenerlo claro porque el próximo trimestre el PIB de España alcanzará máximos históricos y se volverá a escribir mucho sobre él y es importante saber qué significa realmente esa cifra. Para lo que sí sirve, y para mucho, el PIB es para compararlo porque es un buen indicador de la tendencia de la economía. Si sube es bueno y si baja malo, lógicamente pero también es necesario conocer los por qué de esos movimientos. En 2008 el PIB español supero los 1.100.000 millones con 440 mil millones de deuda pública, cuando este 2017 superemos ese billón cien mil nuestra deuda tendrá una cifra similar a la del PIB. Repito que no podemos comparar la deuda total de España con el PIB pero es evidente que como en la fórmula del PIB suma el gasto público y la inversión y esa ha sido posible en gran parte por los casi 700 mil millones más de deuda, sí podemos deducir que el mayor endeudamiento explica en gran parte que superemos el PIB de 2008. En esta imagen se hace evidente que para mantener el PIB en una zona históricamente tan elevada hizo falta un muy brusco aumento de la deuda pública:

Y el gran problema de tanto endeudamiento es que supone un pago de intereses anuales que irán restando al PIB los próximos años y recortará el crecimiento económico. Por eso sí hay una relación entre PIB y deuda. Lo que valgan o no las empresas del Ibex (en el que además no están El Corte Inglés, Mercadona, Renfe etc.) poco tiene que ver con el PIB, lo que sí tiene relación es si esa capitalización sube o baja porque hay millones de accionistas que serán más o menos ricos, gastarán más o menos, invertirán más o menos etc. Nunca me cansaré de repetirlo: tanto para la economía como para los mercados financieros, es más importante la tendencia, la variación de una fecha a otra, que los números absolutos.

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, españa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *