El PSOE tendrá mejor futuro electoral sin ZP

   La historia reciente del PSOE es realmente curiosa. Desde que se marchó Felipe González y nombró como “sucesor” a Joaquín Almunia han sucedido varias carambolas. Almunia implantó elecciones primarias para elegir secretario general y, siendo el candidato de FG -que logró mantener al PSOE 13 años en el poder- perdió contra un candidato gris como José Borrell. Fue tan absurda esa elección que al poco tiempo el ganador dimitió y el perdedor, Almunia, fue el cabeza de lista del PSOE en las elecciones que dieron la mayoría absoluta a Aznar, demostrando que no sólo Borrell era un mal candidato, todavía era peor que pusieran de cabeza de lista a uno que no había ganado ni en su casa. Y Almunia dimitió y volvió a haber elecciones dentro del PSOE.
 
      La cosa parecía clara, se presentaba José Bono, político con buena aceptación pública, experiencia de gobierno en Castilla La Mancha y excelentes resultados electorales. Viendo además que para ganar en España las elecciones había que conquistar el llamado “centro político” parecía el candidato ideal y como tal era apoyado por los “barones” del partido como Chaves o Ybarra. Pero también perdió, y contra un cuasidesconocido José Luís Rodríguez Zapatero, que, superando los antiguos conflictos entre guerristas y felipistas, y quizás por eso mismo, ganó sin ningún  apoyo especial de nadie “importante” dentro del partido salvo el hoy exPSOE Maragall. Así pues se hace cargo de un partido dividido y con la obligación de demostrar a la ciudadanía, que mayoritariamente apoyaba al gobierno Aznar, que ellos serían capaces de superar la etapa de estabilidad, sobre todo económica, que había supuesto el gobierno del PP. 

 

     Tuvo a favor para ello dos factores clave: uno, general, que es muy fácil hacer oposición contra un gobierno con mayoría absoluta y dos, particular, que el gobierno del PP había conseguido en su segundo mandato por méritos propios ponerse en contra a prácticamente todos los partidos políticos, a los sindicatos –que hasta le hicieron una huelga general- y a la mayoría de los votantes de Cataluña y Euskadi. Con esas armas y utilizando catástrofes como la del Prestige (que hubiera ocurrido igual con cualquier gobierno), el “decretazo” luego suavizado, y, sobre todo, el apoyo gubernamental (buscando prestigio internacional y ganar una guerra sin disparar un tiro pero ignorando a la opinión pública y el desastre que sería la postguerra) a la guerra de Irak, consiguió unos muy buenos resultados (a pesar de no recuperar Madrid) en las elecciones municipales y autonómicas de 2003.  ¿Qué hacer cuando se desea el poder pero realmente no se cree que se vaya a conseguir y de repente se consigue, cómo reacciona alguien que tres años atrás era un desconocido y, de repente, es el único candidato de nuestra joven democracia que a la primera que lo intenta lo consigue?

     No obstante, el PP reaccionó a estos resultados y el cumplimiento –insólito- de la promesa de Aznar de retirarse y el aparente acierto en la elección de su sucesor por su perfil centrista, unido al poco entendido en el resto de España gobierno de coalición en Cataluña del PSC con los independentistas de ERC -muy bien “vendido” por el PP como la prueba de divisiones internas y de falta de proyecto de estado-, provocaron que a unos días de las elecciones generales de marzo de 2004 se diera por segura la derrota del ahora llamado ZP y la duda fuera si la falta de tacto del gobierno con los familiares de las víctimas del yak-42 y la postguerra de Irak podrían evitar una nueva mayoría absoluta. Ante ese panorama la campaña de ZP se basaba en el optimismo de puertas afuera y, supongo, en la esperanza de hacer un frente post-electoral con el resto de fuerzas, todas -menos Coalición Canaria- abiertamente “antipeperas” que le llevara al poder en 2008.

     Pero lo que pasó fue muy diferente y, bien por el propio 11-M, bien por lo bien que lo hizo la oposición y por lo mal que lo hizo el gobierno el 12 y 13-M o bien por un cúmulo de todo ello, lo cierto es que el PSOE ganó las elecciones gracias, sobre todo, al voto de los que habitualmente no votaban y que dieron con su abstención, cuatro años antes, la mayoría absoluta a Aznar. Esos votantes dieron un vuelco y situaron a ZP en el poder, provocando la sorpresa por segunda vez en cuatro años (ya que tampoco se esperaba la mayoría absoluta de Aznar en el 2000)

      Pues con errores de novato: nombró una ministra de cultura que dijo que iba a rebajar el IVA de los libros cuando eso no es posible puesto que ese impuesto lo fija Europa, nombró una ministra de agricultura que negoció un mal acuerdo con Bruselas acerca del aceite y el algodón (tan malo que, insólitamente, el Consejo de Ministros de Bruselas del 26/4/04 lo “arregló” pocos días después con ayuda de la presión diplomática de Moratinos), estropeó las relaciones con los EUA al ordenar de forma tan brusca y rápida la vuelta de las tropas (algo que hasta Felipe González le reprochó) de Irak, dando más fuerza al golpe efectista que a la diplomacia (y recomendando lo mismo a otros países) y hasta creó comités absurdos como el “consejo de Sabios” que iba a cambiar TVE y al que ignoró en sus conclusiones, prolegómeno de una amplia nómina de ineficientes consejeros… Y eso sólo los primeros días.       

       Para gobernar ZP pudo haberse buscado como socio a CIU pero prefirió a ERC y sumó al “núcleo estable” a IU. Eso sí, con sus buenas palabras y su política del talante consiguió que el resto de fuerzas no se opusieran por principio a él, como consiguió Aznar en su segunda legislatura, y hasta consiguió que Coalición Canaria se volviera anti-PP (hasta rompió con ellos en el ámbito autonómico, algo que años después revirtió), afrontó con relativo éxito las elecciones europeas y consiguió aprobar un referéndum para una Constitución Europea con el apoyo oficial del PP (aunque en la práctica sólo del ala más moderada) y el rechazo de sus propios aliados IU y ERC y aún así salió bien parado. Ambas elecciones ridículas por su baja participación pero legales a todos los efectos.


        La política de ZP ha seguido manteniendo unos índices de popularidad altos hasta muy recientemente a pesar de hechos como la ruptura del “Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo”, acordada con Aznar estando en el gobierno pero iniciativa del ZP de la oposición y esquivó el PSOE con muy poco desgaste político tras su sonoro fracaso, consiguiendo echar las culpas al PP de su propia traición e ignorando los votantes sus continuas mentiras al respecto. Ahora es la crisis –y sólo la crisis- lo que está consiguiendo un cambio en la intención de voto, y sigue como en la primera legislatura buscando la alianza (excepto en Euskadi) con los más radicales y dejando claro –por ejemplo en su política exterior- su poco “centrismo”.

 

        Lejos de valorar la gestión del gobierno en estos casi 6 años, me gustaría resaltar que el votante medio ni está contento con el PP a pesar de su imagen de moderación ni está especialmente disgustado con el PSOE y su aparente giro a la izquierda, y eso que todos los estudios sociológicos dicen que el español se siente mayoritariamente “de centro”. Si acaso, se está molesto con ZP y su política económica. El PSOE como partido no está sufriendo demasiado por la crisis, ni por la económica, ni por la desafección de algunos miembros como Rosa Díez o la dura crítica de antiguos pesos pesados como Leguina. Es decir, sea por propaganda o por merecimiento, el PSOE sólo baja en intención de voto por el gobierno de ZP, que a su vez baja básicamente por el tema económico.

 

        Si ZP repite, con la alta tasa de paro que habrá aún en marzo de 2012, parece segura una victoria electoral con notable diferencia del PP. A mi juicio, las políticas del PSOE han agravado esta crisis, dividido aún más España y no se merecen el poder por más tiempo, y todo el partido es responsable de la mala gestión de ZP, y deberían ser mandados a la oposición. En este caso creo es mejor lo bueno por conocer que lo malo conocido pero tal y como está el PP y la buena imagen que aún tiene el PSOE, para mi es muy evidente que si el partido puede en estos dos años de legislatura que le quedan presentar a otro candidato no le será muy difícil recortar la diferencia que ahora tiene a favor el PP: un buen impulso mediático, un cierto distanciamiento con la política económica de ZP y la ineficacia política y las sospechas de corrupción dentro del PP, nos podrían llevar a una tercera legislatura del PSOE que seguramente encontraría más apoyos parlamentarios de otras fuerzas que el PP. Y es que España es así.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El PSOE tendrá mejor futuro electoral sin ZP

  1. rcalber dijo:

    Pienso que cada palo tiene que aguantar su vela y que hay cosas que hay que achacar a quien realmente tuvo la culpa y creo que no señalas adecuadamente con el dedo.

    El desastre del prestige pudo sucederle a cualquiera pero quien Gobernaba era el PP. Tenian que haber mandado el barco a puerto (medida muy jod.ida), sacar el combustible y reparar el barco, con el consiguiente desastre ecológico para la zona.

    En cambio, se dieron instrucciones para que el banco no se parase y se fuera hasta no se que isla exactamente, repartiendo todo el chapapote a lo largo de la costa de españa y portugal, a medida que el barco avanzaba.

    Finalmente ocurrió lo que tenía que ocurrir. El barco se partió y se hundió en el co.ño de la bernarda y a bastante profundidad, echando “4 hilillos gelatinosos” que hoy en día, todavia siguen estando.

    Por tanto, en vez de dar una solucion han agravado el problema, costó una pasta sellar las grietas y encima no se ha sellado bien. Es el mayor desastre en la historia de las costas gallegas.

    Las culpas se la echaron al capitan e intentaron meterlo en la cárcel para buscar el aplauso del publico, asi como intentar cobrarse los gastos, pero alguien olvidó que las conversaciones en el 112 quedan grabadas.

    El capitan fue absuelto y pese a que origino un verdadero desastre, actuó de forma responsable frente a las consecuencias.

    SEGUNDO: En cuanto a la ruptura del pacto antiterrorista cabe recordar que quien gobernaba era el psoe cuando se rompió porque el pp no estaba de acuerdo en la actuación del gobierno.

    La política antiterrorista la dirige el gobierno y el otro se supone que no puede sacar redito electoral. Eso no ocurrió porque en aquellos momentos el PP no tenía ninguna herramienta electoral para atacar al PSOE y por eso uso aquella.

    El PP va a tener que hacer algo más que quitarse a Zaplana y Acebes del PP para dar imagen de moderacion. De hecho, ahora ni siquiera hablan a sabiendas de que el Gobierno, con la crisis, se ahoga solito.

    Aún quedan personajes a extinguir, como esperanza aguirre, quien curiosamente tiene gran apoyo dentro del partido hasta el punto de querer encajarse en el sillón presidencial.

  2. DROBLO dijo:

    No estoy de acuerdo, si el ZP y el PSOE de la oposición firman un PACTO DE ESTADO con el PP del gobierno sobre la lucha antiterrorista, en su porgrama electoral dice que su política se va a basar en ese pacto y luego cambia, por supuesto tiene todo el derecho a cambiar pero el que traicionó el PACTO DE ESTADO fue el PSOE, lo que ocurre es que entre la ineptitud del PP y la buena publicidad del PSOE,a mucha gente le pareció lo contrario.

  3. rcalber dijo:

    Droblo, el pacto consistia en no usar como arma electoral el terrorismo, para que el Gobierno pudiera maniobrar en la forma que más le convenga, sin que la oposicion le ponga palos.

    El PSOE cumplió y Aznar hizo lo que le dió la gana, incluso planteó ilegalizar partidos con carácter retroactivo, aunque eso, que es una brutalidad, finalmente no se llevó a cabo.

    El PP no tenía en esos momentos argumentos y tiró de ahí.

  4. DROBLO dijo:

    Es abusrdo seguir con una polémica de hace años pero creo que no te has leído el Pacto, lo de no utilizar el terrorismo como arma electoral es algo insignificante que además ninguno cumplió, la clave estaba en que se comprometían a hacer la política de común acuerdo siguiendo unos puntos entre los cuales estaba no dialogar con ellos.
    Por cierto, yo escuché a ZP presumir en 2008 de que en toda su legislatura había habido menos muertos por terrorismo que en ninguna, ¿eso no es usar el terrorismo electoralmente? Si tras su mitin hay un atentado y matan a 500 personas, ¿es peor presidente? Pero vamos, es muy triste porque eso por ejemplo en los EUA no pasa, pero en España todos hacen oposición con cualquier cosa, no respetan nada.

  5. rcalber dijo:

    Es cierto, es una forma de usar y además manipulando, el terrorismo como arma política.

    No voy a seguir con la polémica de quién fue el primero o ver como negocian todos con terroristas porque es cierto que no nos lleva a nada y que lo cierto es que es algo que, por responsabilidad institucional, no debió romperse nunca ni en un sentido ni en el otro.

  6. Pingback: ¿Generales en 2011? « Web donde DROBLO escribe y comparte lecturas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *