Entrevista a ‏@nicolasmsarries

(Publicada originalmente aquí)

Nicolás Menéndez Sarriés es un periodista que, entre cachopo y cachopo (es un asturiano muy aficionado a ellos), ha escrito un incisivo libro sobre la crisis de Bankia que me he leído en un periquete dado lo interesante que resulta su contenido. Aunque también genera otros sentimientos como rabia, frustración y algo de ira.

D- La primer pregunta va a ser muy directa: ¿Cuánto estamos perdiendo a día de hoy en Bankia y cuánto crees que acabaremos perdiendo teniendo en cuenta que antes de 2018 hay que privatizarla por completo porque esa fue la condición del crédito que nos otorgó Europa para su reflotamiento?

N- Difícil saberlo, porque es un activo por el que hemos pagado un enorme precio, pero que está cotizando día a día y (por suerte) revalorizándose. Hace unos meses Restoy (FROB) cifró en 56.000 millones lo dado al sector financiero, y que las pérdidas finales rondarían los 40.000 millones. Teniendo en cuenta que por el resto de cajas privatizadas no hemos obtenido prácticamente nada, creo que esos 16.000 millones que piensa recuperar serán casi por entero de BFA-Bankia. Dicho lo cual, tanto Guindos como Goiri me consta que creen que se puede obtener más dinero aún privatizando el banco. Y estoy de acuerdo, vale más de lo que ahora marca el mercado. Lo peor que nos podría pasar es precisamente que por culpa de un deadline como el de 2018 tuviéramos que malvender la entidad. Pero tal y como publiqué, en realidad la fecha de venta es legislación española y no forma parte del MoU, por lo que podría prolongarse el periodo para desinvertir en las mejores condiciones posibles.

D- ¿Piensas que había alguna posibilidad de que saliera bien una fusión tan forzada como la que generó Bankia, hubiera sobrevivido Caja Madrid sin sumarle Bancaja o Bancaja sin Caja Madrid?

N- Creo que una fusión de seis cajas como la que se había planteado inicialmente sí que hubiera tenido más posibilidades de ser viable más o menos sin ayudas (o con unas ayudas mucho menores). La idea era ir consiguiendo más y mejores sinergias y ganar eficiencia, algo que efectivamente hizo Bankia. El problema fue sumar una entidad de un tamaño enorme (Bancaja) a un grupo de cajas que ya de por sí tenían problemas, aunque no tan graves. Pero es que además Caja Madrid se “tragó” Bancaja sin ningún tipo de ayuda (más bien al contrario, con unos 4.465M€ en preferentes al 8% que supusieron un ahogo tremendo), cuando en el caso de BdV con Caixabank o la CAM con Sabadell se concedieron unos EPA que hacían mucho más digerible el quedarte con una caja con tal cantidad de activos tóxicos.

D- ¿Por qué crees que se está teniendo tanta paciencia con Bankia y se tuvo tan poca con Caja Galicia y Cataluña Caixa que se privatizaron con la mayor celeridad y, al menos en el caso de la primera, a un precio que resultó bajísimo?

N- Eso lo tendría que responder el FROB y el Gobierno, responsables de las desinversiones y de los acuerdos firmados con los socios europeos. Sinceramente, cuesta creer que entidades saneadas y recapitalizadas con miles de millones de dinero público no valieran nada. Y parece lógico pensar que si algo sí que valían, pues quizás hubiera sido más inteligente esperar un tiempo para desinvertir, e intentar recuperar algo, por poco que fuera, de lo invertido. Dicho esto, ninguna de las entidades con ayudas se parece ni remotamente a BFA-Bankia. Ninguna como esta tenía una cartera de activos de primera categoría como su cartera de deuda pública, su cartera de participaciones industriales, sus activos en las mejores zonas, sus divisiones de banca de negocio… Bankia tenía problemas, pero a día de hoy ya se recuperaría infinitamente más que con cualquier otra desinversión pública.

D- En tu libro defiendes que la corrupción fue un factor importante pero no el principal causante del desastre en el que Bankia resultó, ¿Cuáles fueron en tu opinión los culpables?

N- Sin quitarle relevancia a la corrupción (que en todo caso creo que no estaba focalizada solo en Bankia) me parece que las principales causas de la caída de esta entidad fueron más relacionadas con el diseño institucional que había desarrollado España. Creamos unas cajas de ahorros que compitieron en todo el territorio nacional (con éxito) con los bancos, pero no les dimos las herramientas para que sentasen unas bases que les diera estabilidad. No se les permitió salir a Bolsa hasta bien entrada la crisis, no se les permitió diversificar el riesgo saliendo a otros países, estaban controladas (por ley) por los gobiernos autonómicos… eran demasiados lastres como para aguantar, además, una de las mayores burbujas de crédito que se hayan registrado en la Europa occidental. Es que el dinero barato entraba en España como nunca en nuestra historia contemporánea… Y hay más responsables, cada uno con su cuota.

D- ¿Dónde queda entonces la responsabilidad de Rato en todo esto?

N- Rato tiene muchas responsabilidades, como no puede ser de otra forma (y al margen de las causas judiciales que hay abiertas). La primera y más importante, en mi opinión, fue la de aceptar la fusión con Bancaja en esas condiciones tan complicadas, y sin imponer más controles que le garantizaran que lo que había en esa caja no era un agujero gigantesco. A partir de ahí, todas las decisiones ya son con una entidad fundamentalmente débil, centrada sobre todo en sobrevivir. Así es muy difícil.

D- Voy a hacer de abogado del diablo. Teniendo en cuenta que la mayor parte del coste de las demandas por la salida a bolsa recaerán sobre todos los españoles (un 64% de Bankia es del estado), incluidos los que no tenemos nada que ver con dicha entidad financiera y que la bolsa es algo en lo que nadie te puede garantizar nada, ¿es justo que acabemos compensando a los que voluntariamente invirtieron en Bankia?

N- No seré yo el que enmiende la plana a los jueces, pero para mi no tiene ningún sentido que estén dando como 100% válido el informe de los peritos del Banco de España para dar la razón a los demandantes en la práctica totalidad de los casos civiles abiertos. Que yo sepa es tan solo una prueba pericial más en un juicio que está tratando de delimitar las responsabilidades penales de la salida a Bolsa. Y los jueces están usándolo para devolver todo el dinero a los accionistas. Pero hay otros informes, algunos de ellos del propio Banco de España, que dicen que las cuentas de la salida a Bolsa estaban bien. No sé qué pasará si finalmente la Audiencia Nacional resuelve que la salida a Bolsa no fue una estafa…

D- Sé que las cajas, al no tener accionistas, tenían pocas opciones para conseguir capital pero comercializaron un producto sabiendo que era ilíquido y siendo impropio para la mayoría de los clientes y sin embargo en el libro eres, a mi juicio, demasiado complaciente con el fraude de las preferentes. Es el único punto en el que realmente difiero contigo. ¿En serio crees que no hubo mala voluntad incluso después de hacerse públicos los correos de Blesa?

N- Me resulta poco creíble que hubiera una mala fé institucional (es decir, intención de la compañía de engañar a sus clientes) desde el momento en el que el propio presidente de Caja Madrid compra preferentes y comenta irónicamente el primer día de comercialización (ante el éxito de colocación) algo así como “y eso que decían que era una estafa”. Es decir, es innegable que si se sacaban esas preferentes a la venta es porque la entidad necesitaba capital regulatorio. Es decir, que andaba escasa de capital, de solvencia. Y eso es algo que los reguladores deberían haber vigilado más. Al igual que se deberían haber vigilado más los métodos de venta de este tipo de productos, ya que se colocaron de forma generalizada entre clientes con pocos o nulos conocimientos de los riesgos reales a los que se enfrentaban. Dicho esto, nadie (y nadie es nadie) pensaba en 2006, 2008 o 2010 que una entidad como Caja Madrid podría presentar un desfase patrimonial y contable como lo hizo en 2012. Es decir, que vendían un producto que sabían que no era el más adecuado para el cliente, pero en ningún caso creían que se lo estaban colocando con la idea de que eso no valía nada o casi nada en realidad.

D- ¿Crees que el alto coste para el erario de Bankia y de otras cajas significa que la banca pública en España no tiene futuro o crees que aún es posible volver a crear entidades financieras de propiedad municipal, autonómica o estatal que no traicionen los objetivos originales de las cajas de ahorros y no acaben al servicio del político de turno?

N- Ahora mismo Bankia es un perfecto ejemplo de banca pública gestionada con criterios profesionales. Es la entidad más solvente y rentable del mercado. Su eficiencia es la envidia del sector. ¿Es impensable que este modelo, surgido casi de la casualidad, pueda mantenerse? ¿Es inevitable que el poder político acabe queriendo controlar aquello que considera suyo y por lo tanto pervierta los principios de profesionalidad que ahora gobiernan Bankia? Creo que es más un asunto de ideología, de lo que piense cada uno, que de evidencias…

D- Cambiando de tema. Tú trabajabas en 20minutos, periódico que, a pesar de su gratuidad y de haber sobrevivido a Metro y Qué, no consigue la suficiente publicidad y sobrevive a duras penas tras un duro ajuste de plantilla y un cambio de dueños, te cambiaste a un digital y ahora estás en otro (http://vozpopuli.com/ ) que no tiene edición en papel y que ofrece todos sus contenidos sin necesidad de abonar nada así que no puedo dejar de preguntarte por la crisis de tu sector: ¿tiene futuro la prensa escrita, tiene futuro la prensa en papel gratuita, tiene futuro la prensa on line que cobra habiendo tantos contenidos de calidad gratis…?

N- Sobre los modelos de prensa, creo que a lo largo de esta crisis hemos visto surgir modelos perfectamente viables tanto en web como en papel. El problema lo tienen sobre grandes medios (sobre todo de papel) que están teniendo unas grandes dificultades para adaptarse al hecho de que nuevas generaciones enteras de españoles no parecen dispuestos a gastarse dinero por acceder a información que están consiguiendo de forma gratuita a través de otros soportes. Es todo un desafío. Medios jóvenes como Jot Down o Mongolia, por poner dos ejemplos, parecen estar triunfando con un modelo de periodismo papel. Pero la clave es que surgieron en la crisis y por tanto saben a qué atenerse desde el principio. Lo mismo vale para modelos como Sabemos, Vozpopuli o Eldiario. Han nacido en la crisis, y ése será su ecosistema. Lo complicado es para los grandes elefantes que han visto tiempos (mucho) mejores…

D- Por último, y ya que como periodista especializado en economía y finanzas doy por hecho que tienes criterio, me gustaría preguntarte por cómo ves el próximo año… sobre todo en España

N- El próximo año… pues fíjate que hace unos meses era bastante optimista, porque daba la impresión (y así lo reflejaban los informes de analistas) de que estábamos entrando en un círculo virtuoso de creación de empleo, aumento de la demanda, etc. Pero desde hace unos meses lo que veo es todo lo contrario. Veo pesimismo en el mercado, miedo a volver a pegárnosla. Y me llama la atención cómo los mercados están sobreactuando a todo tipo de escándalos y problemas, vengan de donde vengan. ¿Estornuda China? Cae el Ibex. ¿Fraude en Volkswagen? Cae el Ibex. ¿Fuera de juego de Messi? Cae el Ibex. Creo que esta volatilidad en el fondo es un síntoma de que los fundamentales no son tan positivos como nos quiere hacer creer el Gobierno… Espero equivocarme.

D- Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo y te deseo mucha suerte con tu libro.

 

Share Button