Ética y finanzas

Hay una larga tradición histórica de la inversión ética. El Islam, el judaísmo y el cristianismo han evitado tradicionalmente la inversión en empresas que entraban en conflicto con sus creencias religiosas, como la producción de alcohol, tabaco y armas. Pero lo que se conoce como “inversión socialmente responsable” en su forma moderna se originó hace poco más de 40 años, impulsado por un crecimiento en la concienciación y la preocupación por diversas cuestiones sociales y ambientales, incluyendo el movimiento anti-nuclear y los derechos civiles en los EUA y Canadá sobre todo. Pax World Fund es considerado como el primer fondo de inversión ética, y se constituyó en 1971 como una estrategia de inversión alternativa para aquellos que se oponían a la producción de armas en el contexto de la Guerra de Vietnam.

Hace unos años fui testigo directo de las dificultades que conlleva la creación de un fondo ético, que básicamente se pueden resumir en dos ámbitos:

  • La subjetividad del concepto. En general los fondos éticos suelen tener o una orientación religiosa o una orientación ecológica, en ambos campos es muy difícil encontrar definiciones absolutas que se complementen con actitudes empresariales. Una empresa farmacéutica puede ser ética por sus medicinas pero por su división de biotecnología chocar con los dogmas de algunas religiones, puede ser ética por sus remedios pero no ecológica por su experimentación con animales…
  • El problema con los descartados. De hecho, el fondo nunca salió a la luz porque se temió el enfado de algunas compañías por ser excluidas. Imaginemos por ejemplo a BBVA creando un fondo ético de orientación ecológica y excluyendo a Repsol porque considera que contamina, y la petrolera protestando porque gastan mucho dinero en reducir las emisiones… ¿Merece la pena el posible conflicto?

De hecho Inverco –la asociación de instituciones de inversión colectiva- dejó claro cuando reguló la creación de fondos éticos en España en 1999 que “la utilización de la denominación ética no significa que las demás se gestionen con criterios no éticos”. Pero el miedo a ser descartado por un fondo ético era exagerado ya que su éxito ha sido muy limitado, tanto a nivel español como global. No obstante, sigue habiendo cierta prudencia en dar nombres: por ejemplo, en bolsa en Europa existe un Stoxx Europe Christian Índex, que es un índice con empresas seleccionadas teniendo en cuenta los valores cristianos como la responsabilidad ética, social, ambiental y económica pero no se hacen públicos sus componentes. La mayor parte de los fondos éticos de orientación católica están agrupados en la Christian Brothers Services con inversiones de todo tipo en sus 36 carteras de gestión privada pero sólo excluye de forma general lo relacionado con armas estratégicas, pornografía, control de natalidad y juego.

Sin embargo, sigue sin ser fácil determinar lo que es ético y lo que no lo es; si se es muy estricto podría pensarse que comprar acciones de Funespaña, que es una empresa que gana más dinero si organiza más entierros, es una apuesta económica por el aumento de muertes; si se relajan las normas, poco importa comprar acciones de una empresa de armamento porque a no ser que se acuda a la OPV, no se financia a la compañía sino al que te las ha vendido. Quizás son las dificultades en la elección de las inversiones lo que ha llevado a que los fondos éticos (no confundir con los solidarios, que son los que destinan su beneficio en comisiones de gestión a solidaridad) sean algo minoritario, aunque creo que está más relacionado con el que las entidades financieras apenas publicitan a estos productos, quizás por no revelar qué consideran ellos ético y qué no.

Estos dilemas los podemos plantear cuando nos sobra el dinero, como inversores pero, ¿Y cuando nos falta? Porque ninguno de nosotros reaccionamos igual si tenemos que si debemos: una oferta de trabajo que normalmente rechazaríamos la aceptamos si nos acucia el pagar la hipoteca y ya no podemos contar con el salario de la esposa que ha sido despedida. En el plano empresarial tenemos un ejemplo cercano muy claro: el Fútbol Club Barcelona. Ha pasado de pagar dinero por anunciar a la prestigiosa UNICEF a, tras una auditoria reveladora, aceptar recibir millones de euros por anunciar un país que incumple algunos derechos humanos como Qatar. Es triste pero ¿acaso no haríamos lo mismo la mayoría de nosotros? ¡Si hasta la FIFA les ha concedido la organización del Mundial de 2022 a pesar de los 40 grados a la sombra que padecerán futbolistas y espectadores! Y qué decir de China, la mayor dictadura del planeta es vista como salvadora en Occidente cuando invierte con su enorme liquidez en los países. Da la sensación de que si los peores regímenes del mundo (¿el birmano, el de Corea del norte, el iraní…?) tuvieran capital como para acudir a nuestras subastas de deuda pública no nos importaría el origen de ese dinero.

Sabiendo todo esto me pregunto: ¿Hay a pesar de todo hueco para la ética en el mundo económico o es mejor seguir mirando hacia otro lado como hasta ahora?

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, filosofía, mercados. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ética y finanzas

  1. PAcuandoelLibro dijo:

    Yo en el tema de las empresas, con que sea socialmente responsables ya me vale. De todas maneras, creo que conozco poco.

    Creo que conozco poco porque el mercado las expulsa. De alguna forma, cuando apostamos por lo que compramos en China o en India, con mano de obra sin derechos, estamos votando SI a ese tipo de empresas, expulsando del mercado a las que funcionan de otra manera y de alguna manera, ese modelo de precariedad y bajos salarios se va a exportar finalmente a todo el mundo.

    ¿hay que pensar en un hueco para la etica? Quizás habria que haberlo pensado antes.

    Cuando se hacen operaciones comerciales con el exterior, sobre todo cuando no hay confianza entre las empresas, se utilzan unos requisitos de forma que pese a su carga burocratica estan encaminados a proteger la operación mediante la utilización de un tercero (un banco). Llegó un punto, hace varios años, que los africanos decían que los europeos teniamos muchas tonterias y te arriesgabas a meter un swift bancario y que te estafaran (altamente probable) o tenías que ir allí y jugarte que te asaltaran y movidas similares.

    ¿Que es lo que pasó? Que han ido los chinos con el dinero en mano comprando las minas. Es decir, ya no solo compran materias primas, las transforman y la venden, si no que ademas se han hecho con el control de ellas por todo el mundo.

    Ese país se va a convertir en lo que hoy es EEUU. Tendrá tanta capacidad de influencia que hará que nos parezcamos a ellos y a mi no me hace ninguna gracia que mis hijos cosan los zapatos de los chinos.

  2. DROBLO dijo:

    ¿ya te has decidido a procrear?

  3. PAcuandoelLibro dijo:

    Yo decidido a procrear llevo mucho tiempo, pero la vida no me deja.

    Debe de ser que la naturaleza es sabía y no quiere que me reproduzca 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *