Grecia, España y hasta Podemos

Todos tendemos a establecer comparaciones y la situación en España y en Grecia no se ha sustraído a esa tentación ya que hay ciertas similitudes. Sin embargo, hay una gran diferencia: la situación de las finanzas públicas antes de la crisis. España cerró 2007 con un superávit del 2% (es decir, ingresó más de lo que gastó) y una deuda pública que no superaba los 384 mil millones de €, poco más de 8 mil € por persona. Y nadie discute que esas cifras no sean ciertas. Sin embargo, Grecia mintió cuando presentaba sus cuentas y publicó durante años falsos datos de déficit aunque no se descubrió hasta finales de 2009. Así pues, a finales de 2007 la deuda pública era de 240 mil millones de € lo que supone que cada griego debía ya entonces 21.500 € y el déficit de aquel año fue del 6.7% (se gastó bastante más de lo que se ingresó). Esta gran diferencia es muy importante porque si bien el error de los gestores políticos españoles en 2007 fue el de no darse cuenta de lo excepcional de aquellos ingresos (y por eso su desplome se trocó en déficits presupuestarios cubiertos con deuda que en pocos años han llevado a que las instituciones públicas españolas deban 1 billón de €), el de los griegos fue bastante peor porque sabiendo que las cifras eran tan malas, no hicieron absolutamente nada para remediarlo. Lo dice el alcalde actual de Atenas “Grecia ha vivido un sistema clientelista que la ha llevado a la bancarrota”. Y lo que se ve en esta tabla elaborada por Perpe es que Grecia lleva décadas –incluso antes de la entrada en la  Eurozona a la que algunos achacan todos los males- gastando por sistema mucho más de lo que tenían y cubriendo el desfase con deuda:

Greece-Public-Deficit-Jan-2015

Es decir, los gobernantes griegos ya sabían que si incluso en plena expansión económica las cuentas no cuadraban y los gastos superaban con mucho a los ingresos y si la deuda ya era excesiva, era evidente que había que reducir los gastos. Sin embargo, hay pruebas de que hacían todo lo contrario: el derroche de los JJ.OO. de 2004, la falta de control que llevaba a que miles estafaran a los seguros sociales, los altos salarios de los empleados públicos (el salario medio en una empresa pública griega triplicaba al salario medio nacional, como ejemplo más evidente el empleado medio de la compañía de ferrocarriles pública griega cobraba 65.000 euros al año), la ausencia de lucha contra el fraude fiscal, el descontrol con las pensiones ( hasta 600 profesiones como peluqueros, locutores de radio o músicos se jubilaban a los 55)… Resumiendo, en España había y hay mucha corrupción, se hicieron muchas cosas mal antes de la crisis pero nuestra cuentas públicas estaban saneadas y no estaban falseadas. A pesar de eso hoy cada español debe casi 21 mil € por la deuda pública oficial mientras que un griego debe casi 29 mil. Comparativamente, hemos empeorado mucho más que ellos, ¿por qué? La parte de España como comenté antes se ha debido sobre todo a la bajada de ingresos que los gobiernos taparon con deuda y la de Grecia a que hubo una importante quita de la deuda cuyo coste asumieron inversores privados y que también se puede apreciar con claridad en este gráfico de Perpe. Sin embargo, la tendencia de ambas sigue siendo al alza, seguimos gastando más de lo que ingresamos y no podemos echarle la culpa a los intereses de la deuda que en España están en mínimos históricos y en Grecia, como a quien más debe es a la UE y las condiciones fueron mejoradas, también.

Dejando claro que los gestores políticos nacionales son los principales responsables de lo ocurrido en ambos países, también lo son los internacionales Por ejemplo, creo que, como he comentado ya muchas veces, la estructura errónea de la Eurozona creó unas condiciones que provocaban una falsa ilusión de riqueza en los países receptores de capital barato –la mayoría de los periféricos- y con ello la tentación de endeudarse a bajos tipos de interés confiados en la seguridad del paraguas protector del €. Pero es evidente que Grecia reaccionó mucho peor que España (o que Italia o Irlanda o Portugal) porque su desbarajuste en las cuentas públicas era mucho más grave. La victima de todo esto han sido los griegos (aunque también hay que decir que muchos se beneficiaron de ese enorme gasto público pre-crisis) sobre todo tras la errónea decisión –a mi juicio, como ya dije en mayo de 2010- de su gobierno de pedir un rescate en lugar de asumir la quiebra. Una vez solicitado, la llamada Troika lo aprobó con unas condiciones –en principio parecía lógico que a un manirroto mentiroso se le exijieran contrapartidas a cambio de tanta cantidad de dinero prestada cuando nadie más quería hacerlo- que en general resultaron contraproducentes no porque algunos puntos no fueran adecuados (un país pobre y arruinado como Grecia no podía aspirar a gastos públicos propios de Noruega o Suiza) sino porque un país no es una empresa y no se puede tratar a millones de ciudadanos como acreedores. El rescate tuvo que ser ampliado, las condiciones fueron mejoradas (muchísimo, de hecho el principal del primer préstamo no se empieza a devolver hasta 2020 y el del segundo hasta 2040) pero -incluso sin tener en cuenta el daño que el factor contagio provocó a otros miembros de la Eurozona de 2010 a 2012- su balance es desastroso y por eso los griegos han optado por votar a una opción política teóricamente diferente –que gracias al sistema electoral griego que concede 50 escaños a la lista más votada tiene una mayoría holgada- que pretende renegociar una vez más las ya muy laxas condiciones del pago de la deuda.

Pero la realidad es que, dejando de lado el tema de la deuda, el programa de Syriza no supone ninguna novedad: pretenden aumentar el gasto público, algo que ya hicieron en Grecia antes de la crisis y que fue lo que les llevó a unas cuentas públicas tan malas incluso con la economía en pleno apogeo. Para mí la cuestión no es austeridad o gasto sino buena gestión; la cuestión no es, como por ejemplo pasa en nuestro país, recortar en investigación y seguir gastando en senadores. En España tenemos este 2015 un ejemplo clarísimo: hacer coincidir todas las convocatorias electorales en una sola fecha supone un ahorro de decenas de millones de € y sin embargo cada convocante (sea Mas, Susana Díaz o Rajoy) mira antes por su propio beneficio político que por hacer lo más racional para el gasto público. Al final de poco valen las ideologías si el que gobierna no lo hace primando el interés general por encima de todo. Volviendo a Grecia, a ningún miembro de la Eurozona le interesa que Grecia se vaya y que no pague lo que debe y los griegos tampoco parece que quieran asumir un default lo que es un buen principio para tratar de llegar a un acuerdo. Pero el tema de que BCE siga auxiliando a la banca griega aunque no cumpla con los requisitos o el de reducir el importe de la deuda o el de alargar -¡aún más!- los plazos de lo que el país heleno debe a sus socios es sólo una parte del problema. Si el nuevo gobierno griego no es capaz de equilibrar el presupuesto y sigue gastando más de lo que ingresa, volverá a crear nueva deuda y para poder colocarla tendrá que aceptar condiciones… En resumen, como sabe cualquier hipotecado, sólo se puede ser libre de las exigencias del banco el día que pagas la última cuota; mientras tanto, la libertad financiera será limitada. Y si además pides una ampliación de la hipoteca con el precio de la vivienda a la baja… todo se complica aún más.

Puede que el órdago de Tsiripas -desafiar a los que tienen que darle los fondos para poder no ya aplicar su programa electoral, simplemente mantener en pie la estructura del estado- le salga bien pero tengo muchas dudas y las tengo porque practico algo que es muy útil para intentar ser objetivo: ponerme en lugar del otro. Y digo lo que ya dije en mayo de 2010 cuando criticaba el primer rescate: Si yo no pondría mis ahorros en un banco griego ni compraría deuda griega, ¿cómo voy a querer que mi país lo haga? ¿Le prestaríamos dinero a alguien que sabemos que gasta más de lo que ingresa y que encima nos critica por el dinero que ya le hemos dejado?

Por último, las implicaciones de Grecia en la política nacional española son grandes. Creo que a la mayoría de la gente no le va afectar el discurso del miedo que algunos utilizan contra Podemos pero sí se podría ver influida porque Iglesias, en un fallo para mi clamoroso en su hasta ahora bastante hábil estrategia política, ha identificado lo que está haciendo Syriza con lo que haría Podemos. Si la impresión que se va a llevar el ciudadano español es que si gana Podemos la gente sacará por miles de millones el dinero de los bancos (son los propios griegos los que desde septiembre de 2009 han sacado casi el 40% de todos sus depósitos de los bancos griegos y estos días seguro que la cifra aumentó), pasaremos a pagar intereses de dos dígitos por nuestras deudas y las empresas se quedan sin financiación mientras miles de ahorradores se arruinan… seguro perderán a muchos potenciales votantes. Así que el miedo puede que cale porque mucha gente pueda asociar la previsible ruina que se avecina a Grecia con la que se teme se pueda producir en España. De hecho, hay quien opina que a Europa le interesaría dejar caer a Grecia –un coste asumible- para que en España –el gran riesgo sistémico de la Eurozona- los votantes comprueben el riesgo que supone votar a Podemos aprovechando que éstos han ligado su suerte a la de Syriza. Claro que si me equivoco y el nuevo gobierno griego es capaz de aquí a las generales españolas de hacer el milagro de sacar adelante a su país, entonces lo que hoy puede ser miedo mañana se trocará en esperanza y Podemos ganar aún más votos de los que las encuestas anticipan. ¿Estarán valorando los grandes estrategas políticos europeos esto a la hora de ceder o no a las exigencias de Tsiripas?

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Grecia, España y hasta Podemos

  1. Jose Luis dijo:

    Buenos días.
    Creo que fue en tu web http://www.droblo.es/ en la que, recientemente, vi una infografía del tamaño del universo, empezando desde la Tierra, Sistema Solar, Galaxia Vía Láctea, etc., hasta llegar al limite del universo conocido.
    Por mas que he buscado en tu web, no he visto esa infografía.
    ¿Me podrías decir si recientemente, en los últimos 7 o 10 días has publicado esa infografía?
    De no ser así deberé buscar en otro sitio, pero no se me ocurre en cual.
    Disculpa por utilizar este medio para esta pregunta, es que no conozco otra vía.
    Atentamente,
    José Luis

  2. DROBLO dijo:

    Lo más cercano en el tiempo similar a eso que dices es esto
    http://www.droblo.es/la-tierra-de-arriba-a-abajo/
    pero no es del universo. Donde sí puedes encontrar algo así casi seguro es en alguno de los post de este hilo:
    http://www.euribor.com.es/foro/economia-bolsa-y-actualidad/2267-hilo-del-universo-astronomia-y-avances-espaciales.html

  3. Solo55 dijo:

    puede que te resulte muy extraño, pero quizá te interese el contenido del artículo que he publicado en https://independent.academia.edu/SoloBlue

    a veces, hay que abrir horizontes, no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *