La carta esférica de A. Pérez Reverte

Tremenda decepción. Una novela aburrida, con personajes nada creíbles, largos párrafos, descripciones de términos náuticos -que parecen querer mostrar lo mucho que se documentó el autor- que rompen el ritmo, un final de pandereta y un asqueroso tufo misógino impregnando casi cada página. Qué mala.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *