Las raíces del conflicto de Corea

Hace un mes Corea del Norte envió un misil balístico que sobrevoló suelo japonés y al día siguiente afirmó que es el “preludio de un ataque” contra el territorio estadounidense (la antigua colonia española de Guam parece el objetivo más probable). Ha sido el “riesgo geopolítico” del verano debido a la escalada verbal y va en aumento porque las sanciones económicas de los EUA, en las que esta vez China ha estado de acuerdo porque entienden que es la única forma de presionar para que no hagan más pruebas nucleares, pueden empeorar tanto las condiciones de vida –ya de por sí bastante limitadas- de los norcoreanos que podrían caer en la dinámica de un “de perdidos al río”. El problema ya dura décadas La raíz del conflicto viene de la II Guerra Mundial:

La URSS había firmado un pacto de no agresión con Japón en abril de 1941 y otro de luchar contra Japón en Yalta en febrero de 1945, y el segundo empezó a hacerlo efectivo Stalin, de forma muy oportuna, a los 2 días de ser lanzada la primera bomba atómica sobre Hirosima, convencido ya de la derrota nipona. Ocupó entonces territorios ocupados por los japoneses: las islas Sajalín y Kuriles, Manchuria y… Corea, en la que el pueblo estaba harto del despiadado trato recibido del invasor japonés. Con este país, los EUA plantearon a los soviéticos un plan similar al realizado en Alemania, delimitando las áreas de influencia al sur y al norte del paralelo 38. Dado que los norteamericanos ni siquiera tenían tropas en la península coreana, no parecía mal acuerdo para éstos. Según fueron enfriándose las relaciones entre los antiguos aliados la reunificación se hizo más difícil. Corea del Sur nace 3 años después y Corea del Norte 3 semanas después de la del Sur, fruto de la incapacidad de realizar unas elecciones conjuntas. Dos años después, en junio de 1950, la del Norte atacó a la del Sur con bastante éxito militar llegando a conquistar Seúl –la capital del Sur-, entonces llegaron tropas norteamericanas que la reconquistaron y avanzaron hasta Pionyang –la capital del Norte- pero de repente China, armada por la URSS, mandó tropas que vencieron a las estadounidenses (su general, el mítico MacArthur, pidió entonces que se usaran armas nucleares lo que hubiera supuesto una nueva guerra mundial) y volvieron a conquistar Seúl. Un contra-ataque tuvo éxito, se volvió a recuperar Seúl para Corea del Sur pero frenaron la ofensiva en la antigua frontera del paralelo 38. En verano de 1953 se firmó un armisticio dejando las cosas igual que como estaban unos años antes pero con mucho más resentimiento y sin una declaración formal del fin de las hostilidades. De hecho, se puede decir que ambas Coreas siguen aún en guerra. Las similitudes con lo que pasó en Vietnam unos pocos años más tarde son enormes: una guerra civil que fue un tablero más de juego para la Guerra Fría aunque en aquella ocasión sí hubo un resultado claro ya que el Norte venció al Sur.

Corea del Sur ha seguido un desarrollo típico de una economía capitalista al calor de la globalización con gran éxito: líder en construcción naval, aparatos electrónicos, móviles, semiconductores… si bien hasta 1987 su régimen no se puede equiparar a las democracias occidentales, con libertad de expresión, diferentes partidos políticos etc. También tardaron décadas en conseguir modernos derechos laborales (al fin y al cabo en Europa costaron más de un siglo) pero a día de hoy es la 13ª economía del mundo con una esperanza de vida de 82,4 años, la duodécima más alta del mundo. Por el contrario, en Corea del Norte la esperanza de vida es de 70,4 años, la 157ª del mundo. Es uno de los sitios más aislados del mundo, con severas restricciones en la entrada o salida de personas del país y la economía se rige bajo los principios de la ideología Juche, una interpretación radical y autárquica del comunismo. Los medios de producción son propiedad del Estado a través de empresas estatales y granjas colectivizadas y la mayoría de los servicios como la sanidad, la educación, la vivienda y la producción de alimentos están subvencionados o financiados por el Estado. Teóricamente hay elecciones cada 5 años pero no hay ni libertad de asociación ni de prensa y los máximos mandatarios del país desde su independencia han sido el actual, su padre y su abuelo. También es el país del mundo, con gran diferencia respecto al segundo, con mayor gasto militar en relación al PIB y más soldados respecto a su población total. Su PIB per cápita es bajísimo como podemos ver en esta selección de países: 

El programa nuclear de Corea del Norte podía haber sido una estrategia para conseguir, a cambio de su finalización, ayudas económicas externas pero últimamente parece que realmente podría haber intención de usarlas. La sinrazón de un pequeño país usando armas nucleares contra la mayor potencia nuclear del planeta que no tendría excusa para no responder al ataque, convertiría, desde un punto de vista racional, en casi imposible esa posibilidad pero… la probabilidad existe. Que ocurriera sería gravísimo: el gran poder de las armas actuales y la enorme cantidad de población que reside en la zona convertirían el conflicto en algo casi apocalíptico con millones de víctimas. Tampoco parece muy sensato que los EUA atacaran a Corea del Norte sin un ataque previo de éstos, sería una operación muy cara económicamente y provocaría una tensión geopolítica muy grave con China. Sin embargo, la cada vez mayor debilidad de Trump, abandonado incluso por íntimos colaboradores, y su carácter han llevado a algunos miedos en los mercados financieros. Mi opinión es que Trump, por más bocazas y radical que sea, ni es tonto (no deja de ser un empresario de éxito que ha ganado las elecciones en su país siendo políticamente incorrecto) ni tiene el suficiente apoyo interno como para convencer a los norteamericanos que merece la pena entrar en otra guerra más. Por otra parte, todo el mundo que conozco con un poco de criterio desestima que algo así pueda ocurrir. Ojalá acierten…

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las raíces del conflicto de Corea

  1. Pingback: Lecturas recomendadas de Septiembre - thiknomicsglobal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *