Los odiosos ocho (2015)

Si algo hay que agradecerle a Tarantino es que es capaz de imprimir a sus películas un sello propio que las convierte en diferentes al resto. Y tras tantas décadas de cine, es importante que alguien aporte un plus de originalidad. Eso, y que no se hace larga a pesar de su largo metraje, es lo más positivo que puedo decir de esta frívola producción que entretiene y poco más. Sobra sangre, sobra alguna escena de mal gusto y en el capítulo de las interpretaciones, algunas son muy buenas pero otras sobreactúan. Pasable.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *