Los últimos días (2013)

Una producción española ambientada en una Barcelona post-apocalíptica y con un motivo original para que lo sea, es toda una novedad interesante. Además es entretenida. Por contra, la dirección no es buena y los saltos temporales no están bien realizados, además de fallar -tanto en defecto como en exceso- en múltiples detalles. Pero merece ser vista, especialmente si el espectador reconoce los lugares de Barcelona. Una pena, eso sí, el pésimo -vulgar, increíble y comercial, más propio de un telefilme- final. Claro, que mientras en España sigamos premiando a directores como Bayona que lo que buscan es el efectismo, no creo que se filmen mejores finales para las películas.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *