Manipulando la química

“Nada existe excepto átomo y espacio; el resto tan sólo son opiniones”
Demócrito (460 a.C.-390 a. C.)

“Los átomos se unen en orden y posición diversos, como las letras, que aunque son pocas, al colocarse juntas de varias formas, producen innumerables palabras

L.M. Lehn (Premio Nobel de Química)

La contemplación de la naturaleza nos produce sensaciones de admiración y de sorpresa difíciles de describir. ¿Cómo se puede explicar la belleza de un paisaje o el prodigioso fenómeno de la vida? Pero si se da un paso más y se analiza más allá de lo que simplemente observamos, se descubre la esmerada ordenación de los átomos en el mundo mineral y la diversidad y complejidad de las reacciones químicas en los organismos vivos. Los átomos, las moléculas y los compuestos químicos son los auténticos protagonistas de la naturaleza, de nuestro cuerpo y de nuestro entorno.

La química constituye la base de las condiciones de la vida. Son nuestras hormonas y las sustancias que liberan las que condicionan nuestras sensaciones hasta llegar a confundirnos: ¿es nuestro cerebro el que manda a determinada hormona segregar cierta sustancia o es la segregación la que manda sobre nuestro cerebro? Parece la respuesta no está tan clara…por ejemplo, nuestro cerebro ante la inminencia de un peligro ordena segregar más testosterona y eso nos provoca más valentía y más resistencia al dolor pero por otra parte parece demostrado que nos gusta besar por la combinación química que se produce entre dos salivas y esa reacción le llega al cerebro que reacciona después ante una reacción física que no ha previsto.

El que llegue un momento que podamos conocer cómo provocar en nuestro cerebro una sensación u otra mediante una reacción química externa –las drogas no son más que eso- o motivando a determinadas hormonas a que segreguen una sustancia u otra puede ser un gran avance médico o el fin de nuestra libertad. Es difícil valorarlo éticamente pero sin ser yo un entendido me parece que no estamos tan lejos de ese punto: ¿Nos sustraeremos a crear una píldora “de la felicidad”? Y si existe sin efectos adversos y sin posibilidad de adicción, ¿acaso no la usaremos? ¿Acaso no tomamos drogas a pesar de sus malos efectos, desde el alcohol y el tabaco hasta las “ilegales”? ¿Alguien se imagina cuanto consumo habría de bebidas alcohólicas si además no provocaran resacas ni enfermedades hepáticas?

Al contrario del tabaco, el alcohol sí tiene sabor pero la razón de todas las borracheras de los fines de semana no está en las papilas gustativas sino en lo que se llama “alcanzar el punto”. ¿Seguirá evolucionando el mundo el día que todos podamos libremente optar a tener ese “punto” sin ninguna consecuencia negativa para nuestra salud? Yo lo dudo mucho, y como confío en la ciencia me temo que no tardaremos mucho en enfrentarnos a ese dilema.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en filosofía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Manipulando la química

  1. rcalber dijo:

    Hombre ¡¡¡ un artículo !!!

    Pues me ha llevado a un libro (Un mundo feliz), en el que se consigue que las personas sean felices a través de procedimientos no naturales.

    Como esto va de filosofía y el libro ya lo conoce todo el mundo, creo que ese libro y la paradoja de la casuistica jesuita de la libertad a cambio de la felicidad se resuelve con el hecho de que no son personas porque se les ha usurpado de su dignidad a cambio de lo que seria una dictadura perfecta.

    Cualquier cosa que limite o exceptue la voluntad del individuo ira en contra de su dignidad como persona. Somos seres humanos y un ser al que se le usurpa de su capacidad de SENTIR deja de serlo para convertirse en otra cosa.

    Finalmente quiero acabar aclarando una cosita que a veces confunde. Las comunicaciones en los seres vivos se dan a través de tres fórmulas distintas:

    Neurotransmisores cerebrales: En este caso una sustancia se segrega en el cerebro y produce una respuesta. Por ejemplo, despues de fumar la nicotina consigue que se bloqueen unos receptores de dopamina en el cerebro y esa dopamina nos provoca sensacion de bienestar (recompensa)

    Hormonas: En este caso, una celula segrega una sustancia encaminada a que otra celula (llamada celula objetivo) tenga un determinado comportamiento. En este caso un ejemplo podria ser la adrenalina provocando un efecto ciclopejico para que las pupilas se dilaten y entre más luz por los efectos de una amenaza.

    Feromonas: En este caso se trata de provocar efectos en el exterior del individuo. Un ejemplo muy conocido son las feromonas de las plantas que con su efecto consiguen la polinización atrayendo insectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *