Otra posible consecuencia del #brexit

Es tristemente habitual que muchos politicen cada noticia para llevarla hacia su terreno y el Bréxit no iba a ser la excepción. Y hay que situar las cosas en su contexto, la UE es una unión comercial, una de las que exigen más compromisos a sus miembros de todas las que hay en el mundo pero no es comparable ni a la Eurozona ni desde luego a la unidad de España. El Reino Unido no cedió su política monetaria, no eliminó su moneda por otra común, no redujo al mínimo las competencias de su banco central… y desde luego no es parte de un estado desde hace siglos por lo que no es comparable la ruptura de un acuerdo comercial a una secesión dentro de un país. No minimizo la gravedad del Bréxit ni las consecuencias de todo tipo que puede provocar pero no tiene nada que ver ni con la viabilidad y/o idoneidad de la Eurozona ni con los movimientos independentistas de algunos países miembros. No es equiparable que Reino Unido se vaya de un tratado comercial sin consultar al resto con que una parte de España –o de Francia o de Italia- pueda romper unilateralmente con el resto.

Sin embargo, será interesante comprobar lo difícil que va a resultar la salida de un miembro de la UE porque eso mismo, pero multiplicado por muchas veces más, se puede aplicar a una posible salida de un miembro de la Eurozona y multiplicado por otras muchas veces más, a una posible secesión dentro de un mismo país. Sólo con enumerar los temas a discutir (y acabamos de empezar) para el divorcio Reino unido/UE es fácil imaginar lo numerosa y compleja que sería la lista si se tratara de, por ejemplo, la salida de Francia de la Eurozona, o la independencia de Cataluña respecto a España. Si hay incógnitas sobre los cientos de miles de comunitarios que trabajan y residen en Reino Unido y viceversa o sobre las miles de empresas británicas y comunitarias cuyos negocios entre sí peligran, podemos suponer lo difícil que sería esa misma situación si lo que hubiera que cambiar fuera la moneda –caso de una salida de la Eurozona- o la nacionalidad –caso de una declaración de independencia dentro de un estado- de millones de personas y lo que afectaría a todas sus relaciones económicas y personales.

Vamos a tener dos años mínimo en los cuales todos podremos comprobar que cualquier decisión que rompe una unión y que perjudica los negocios y la vida de la gente, es traumática, es complicada de implementar y provocará fricciones de todo tipo. Y nadie conoce el futuro, quizás a largo plazo sea una buena decisión –aunque yo lo dudo- pero el trago de momento será muy amargo para todos. Y desde luego mucho más lo sería si lo que se rompe no es un acuerdo comercial sino una unión monetaria o, mucho peor, un país con siglos de historia. El mejor ejemplo es la factura –sin tener en cuenta otras consecuencias- en dinero que dice la UE que debe abonar Reino Unido en el divorcio y que no concuerda con la que defienden los británicos. Para no entrar en bandos políticos, tomemos la opinión de 2 think thanks: Según Bruegel la cifra de lo que debe abonar Reino Unido puede ir desde los 25.400 millones a los 65.000 millones y según elCentre for European Reform, la horquilla iría de 24.700 a 72.800.

Las enormes divergencias vienen de cierta cantidad que hace años viene reclamando la UE a Reino Unido, de si éste cumple con la aportación al Presupuesto a la que se comprometió (hasta 2020) o hasta que salga (2019) e incluso de si los británicos tienen derecho a parte de la caja de la UE. ¿Os imagináis cómo dilucidar la cantidad que Francia debe a la Eurozona o la Eurozona a Francia por algo mucho más complicado como el balance del BCE? Y no hablemos de la cantidad que España reclamaría a Cataluña –o al revés- en caso de una independencia/secesión, el trabajo para repartir activos y pasivos, incluso desde un punto de vista totalmente objetivo –algo que seguro será imposible- sería colosal y casi seguro que no contentaría a nadie. No nos ponemos de acuerdo ni en las balanzas fiscales autonómicas como para acordar un reparto justo en temas mucho más complejos.

Quizás el inicio del proceso del Bréxit en lugar de ser un ejemplo para los que quieren romper uniones sirva justo para lo contrario.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *