Paja mental

El pasado viernes fue el décimo cumpleaños de mi hija, algo que para cualquier padre es especial pero que en mi caso tiene más importancia. ¿Por qué? Porque es el mismo día en el que nació su madre y ambos estamos convencidos que nos asignaron a esa niña y no a otra precisamente por esa coincidencia de fechas. En un país como China en el que la creencia en la numerología es muy habitual no es difícil  imaginar que el funcionario de turno que juntó nuestro expediente al suyo lo hizo por esa casualidad.

Eso a su vez lleva implícita otro hecho casual: según nos informaron ella fue abandonada a la puerta de una residencia de ancianos en una ciudad donde había un orfanato y el médico optó por considerar el día del hallazgo como el de nacimiento por lo que es fácil pensar que en realidad nació uno o dos días antes ya que seguramente fue alumbrada en alguna aldea desde la cual necesitaron cierto tiempo para trasladarla. Resumiendo, la coincidencia de fechas se debió posiblemente a un error por lo que, como dice el gran poeta pero mal político Silvio Rodríguez:
“las causas lo fueron cercando
cotidianas, invisibles.
Y el azar se le iba enredando
poderoso, invencible.”

Cualquier padre puede decir que algún hecho concreto motivó un retraso o un adelanto del parto e incluso de la concepción pero en mi opinión en el caso de la adopción es distinto: Si un niño en vez de ser concebido un día lo es otro, ya no es el mismo niño, incluso los gemelos y mellizos son diferentes personas. No es el caso de mi hija, ella seguiría existiendo con el mismo ADN aunque se hubiera quedado en China o hubiera sido adoptada por una pareja norteamericana. De hecho, hay un hecho –también aleatorio- que podría haber hecho que mi hija no fuera mi hija: Cierta mañana de domingo, tras desayunar demasiada sobrasada, empezó a dolerme terriblemente el estómago, fui a urgencias y la médico me diagnosticó que eran gases. Aún con dolor fui a trabajar el lunes y esa tarde acudí al “curso de idoneidad” que es necesario pasar antes de poder adoptar. Estuve todo el rato retorciéndome por los pinchazos pero el ir aquel día nos incluyó en un grupo de fechas de asignación diferente a si lo hubiera retrasado al lunes siguiente. Resultó que tenía apendicitis y me tuvieron que operar y hospitalizar, por lo que puedo deducir que mi hija es mi hija gracias a un error médico.

Como dije en el título es una paja mental pero lleva a muchas reflexiones y sub-reflexiones: la importancia de las casualidades, de las personas anónimas que sin sospecharlo siquiera nos marcan para siempre, la fragilidad de todo…como hace la buena filosofía, pensando en por qué mi hija es mi hija se me ocurren más preguntas que respuestas y, ¿Por qué no compartir algunas de ellas?

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en filosofía. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Paja mental

  1. rcalber dijo:

    No si será por la suerte de los números, porque todos tenemos un destino prefijado o porque un Dios todopoderoso quiso ponertela en el camino pero, sea por lo que sea, tu hija tuvo mucha suerte.

  2. rcalber dijo:

    Por cierto ¡¡¡ Feliz Cumpleaños !!!!

  3. Maribel dijo:

    Sea por lo que fuera, el azar, las circunstancias o el destino en persona, ha sido una suerte para ella y para vosotros. Es una niña preciosa.

  4. Flipper dijo:

    Pues si que te haces pajas mentales, si.
    A posteriori, y ahora que quieres a alba mas que a ti, la cabeza te lleva a buscar todas esas coincidencias que os llevaron a ella, pero si ese día p.e. te hubieras quedado en casa podrías decir que tu hija es tu hija gracias a Unos gases que te impidieron salir de casa… Claro que ahora tu hija seria otra, a la que por supuesto querrías tanto que te alegrarías de tus supuestos gases…

    En esta vida nuestros caminos tienen a cada minuto bifurcaciones que nos llevan a sitios tan diferentes que no podemos ni imaginar… No hay que hacerse tantas pajas mentales, ni pensar nunca que nuestras elecciones nos han llevado a una vida ni mejor ni peor, ya que para sabaer esto deberíamos poder escoger una opción, experimentarla y después escoger la otra y experimentados para poder comparar, pero como eso nunca es posible… Ahora bien a posteriori cuando nos gusta lo que tenemos si, nos hacemos esas pajas mentales viendo lo frágil de las decisiones que fuimos tomando hasta llegar a lo q somos o tenemos, y felicitandonos por ellas, o al revés cuando hemos llegado a algo que no nos gusta…

    Por cierto que grande y guapa esta Alba ya!

    Un abrazo.

  5. Charly dijo:

    MADRE MIA!!! SI ESTA ENORME!!
    Enhorabuena está preciosa.. Sigue martirizando a tu perro?

    Fito

  6. Mónica dijo:

    Bueno, yo ya he hablado de esto contigo pero creo que tu hija es tan especial por la mezcla de ADN y de educación que le habéis dado.
    Ahora la habéis metido a ballet o sólo era para la foto?

  7. rcalber dijo:

    Bueno, pues me parece que alguien ya tiene 13 añitos.

    Uff, la que te queda. Hormonas Everywhere !!!!

  8. DROBLO dijo:

    no, tiene 10, está actualizado

  9. rcalber dijo:

    Ya decía yo
    ¿No te dice nada de la primera comunión?

  10. DROBLO dijo:

    Un primo de su edad ya la hizo y alguno compañeros ya que la iglesia cada vez los capta más jóvenes pero ten en cuenta que yo la he enseñado desde pequeña a diferenciar fantasía de realidad, ni siquiera y contra toda la familia de su madre, la he engañado con el tema de los reyes o el ratoncito Pérez por lo que no está acostumbrado a creer en seres fantásticos invisibles que la acechan para premiarla o castigarla.
    De todos modos cuando sea más adulta, es libre de decidir lo que quiere creer pero no hay que intoxicar a la infancia con supersticiones, ni hacerles creer en horóscopos ni en el martes 13 ni por supuesto en seres invisibles que te vigilan para juzgarla, ya tendrá tiempo de intoxicarse con todo eso ella sola.
    Y no se queja, está encantada con no estar bautizada, no haber hecho la primera comunión y no tener santo (sustituido por un segundo cumpleaños que celebramos, el día que la conocimos).

  11. fyahball dijo:

    Quizás el azar domina el mundo… y es bueno que así sea,… respecto al destino y demás: una vez más: no nos gusta creer en cosas que no tienen un componente científico y en el que podemos aplicar con todo rigor el método científico.

    ¡Bien! Este es mi sermón para sus oídos: yo soy Zaratustra el ateo, el que dice «¡quién es más ateo que yo, para disfrutar de su enseñanza!»’
    Yo soy Zaratustra el ateo: ¡dónde encuentro a mis iguales! Y mis iguales son todos aquellos que se dan a sí mismos su propia voluntad y apartan de sí toda resignación.
    Yo soy Zaratustra el ateo: yo me cuezo en mi puchero cualquier azar. Y sólo cuando está allí completamente cocido, le doy la bienvenida, como alimento mío.
    Y en verdad, más de un azar llegó hasta mí con aire señorial: pero más señorialmente aún le habló mi voluntad, – y entonces se puso de rodillas implorando – – implorando para encontrar en mi un asilo y un corazón, y diciendo halagadoramente: «¡Mira, oh Zaratustra, cómo sólo el amigo viene al amigo!»

  12. fyahball dijo:

    Esta otra cita es preciosa:

    ¡Dejad venir a mí el azar: es inocente, como un niño pequeño! (AHZ., p.247)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *