Políticos con ideas de bombero

Es evidente la falta de preparación que el español medio tiene en economía, inversiones e incluso en finanzas básicas y también es obvio que de ello se aprovechan tantos bancos como políticos (y algunos estafadores más cuyos escándalos son noticia periódicamente) aunque hay algo que va más allá del nivel educativo y es el sentido común, Y ya sé que como dice el dicho es “el menos común de los sentidos” pero creo que es posible, recurriendo a él, explicar por qué algunas propuestas económicas son factibles y otras no, sin necesidad de saber de economía. De hecho, estoy seguro que habrá más artículos con el título del de hoy si, como parece, los políticos son capaces de inventar cualquier cosa con tal de ganarse al votante dudoso cada día más tentado hacia la abstención. Hoy voy a intentar explicar, usando el sentido común, lo nada factibles que son dos ideas que se han lanzado los últimos días:

Pablo Echenique,  doctor en físicas y actual número 2 de Podemos, afirmó que los ricos deberían pagar el 95% de impuestos por sus ingresos. No voy a entrar en si es injusto o en si desanimaría la actividad económica (¿esforzarse para ganar sólo un 5% de todo lo que uno genera?) ni siquiera en las enseñanzas históricas sobre este tema, sólo en si su aplicación generaría más ingresos fiscales. ¿Qué pasaría si alguien que hoy por cada millón de euros que gana se queda con 500 mil para él, intuye que va a ganar las elecciones mañana un partido que hará que esa cantidad se reduzca a 50 mil? No entremos ni en ideologías ni en cifras, sólo usemos el sentido común: ¿Qué haríamos muchos en ese caso? Pues si podemos, la mayoría irnos a otro país. Es lo que haría Messi por ejemplo y seguramente la mayoría de los titulares de Madrid y Barça. Y si lo hacen los mejores deportistas lo harían los mejores profesionales en todos los campos. Porque a nadie le gusta trabajar para quedarse sólo un 5% del fruto de su trabajo.

Perder a la élite es grave pero no sería la única consecuencia: al gravar el 95% de los beneficios, todo el que tiene un patrimonio que produzca rendimientos también tendrá la tentación de llevárselo al extranjero. La fuga de capitales sería un grave problema económico y bancario como vimos en Grecia no hace tanto. Y repito que no hace falta ser economista para verlo, sólo con sentido común se puede comprobar que una medida fiscal tan extrema es un error y que además sólo sería aplicable si todos los países del mundo la aplicaran para que no hubiera donde ir.

¿Conclusión? Una tasa del 95% a los más ricos acabaría por reducir los ingresos fiscales lo que acabaría suponiendo que los menos ricos, o sea nosotros, deberíamos pagar más para cubrir ese agujero. Además, provocaría problemas de fuga de profesionales y capitales con lo que la economía empeoraría.

Alberto Garzón, diputado y economista (¡!) afirmó que para acabar con el paro lo mejor era contratar a los parados como empleados públicos. No entró a explicar en qué categorías (lo digo porque siempre pueden hacer falta más maestros o médicos pero ¿y los parados que vienen del periodismo o de la banca, dónde se colocarían?) ni con qué sueldos ni de qué manera (dado que los actuales han pasado una dura oposición, no sería normal que les contrataran “porque sí”) y ni siquiera de lo que supondría para el conjunto de trabajadores privados y autónomos el saber que las administraciones públicas contratan por contratar, así que sólo vamos a utilizar el sentido común para averiguar si es factible una medida así. Actualmente hay (lo vimos no hace mucho) unos 3 millones de empleados públicos luego para acabar con el paro sería mínimo doblar esa cifra ya que hay más de 4 millones de parados. Supongamos que cada uno supone un coste para el empleador de, tirando por lo muy bajo, 25 mil € al año; eso son, si se contrata a un millón el primer año, como propone, unos 25 mil millones de € de gasto público fijo ¡cada año! Por mucho que esos ingresos reviertan en la economía vía impuestos y consumo y resten al gasto el subsidio de paro o los 426€, eso supondría casi doblar el déficit público actual lo que llevaría a más emisiones de deuda y además sería inaceptable dentro de la Eurozona. El sentido común nos dice que si hay problemas para pagar las pensiones, esta propuesta es inconcebible porque provocaría un agujero estructural puesto que es un gasto anual que se mantendría en el tiempo.

Claro que Alberto tiene un hermano, Eduardo, también economista (¡!) y asesor en el ayuntamiento de Madrid que defiende que si recuperamos la soberanía monetaria (y no vamos a entrar en el shock a corto plazo que supondría salirnos de la Eurozona y la UE para no extendernos) y necesitamos dinero, lo único que tenemos que hacer es imprimirlo. Incluso sin saber que es un error confundir riqueza con dinero y hasta desconociendo que un gobierno que emite dinero sin respaldo acaba empobreciendo a su pueblo vía inflación y que con una divisa sin valor no podríamos ni pagar las importaciones de crudo, incluso sin conocer los numerosos ejemplos históricos y actuales… de nuevo el sentido común nos debería avisar que si todo fuera tan fácil como imprimir dinero cada vez que se necesitara, todos los países lo harían y nunca habría ni deudas ni problemas económicos en ninguna parte nunca. No creo que hagan falta sesudas explicaciones, basta con el sentido común para saber que este señor no es un genio que sabe algo que nadie más sabe en el mundo y que lo resolvería todo.

Repito, seguro que habrá más entregas y aunque esta vez los protagonistas, por la actualidad de sus declaraciones, han sido tres personajes de izquierda, no dudo que los siguientes serán de todas las ideologías ya que políticos con “ideas de bombero” tenemos de sobra ¡si hasta tenemos un Parlamento que pretende decirle a los profesionales de la enseñanza cuántos deberes deben poner a los niños!

 

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en economía, españa, política, política social. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Políticos con ideas de bombero

  1. rcalber dijo:

    Lo cierto es que uno no sabe hasta que punto mienten o se lo creen ellos mismos, o escuchan algo de “economia en dos tardes” e iluminados por creer estar en posesión de la verdad absoluta te sueltan una chorrada y se quedan tan anchos.

    Hemos pasado por rentas universales, jubilación a los 60 años, tambien decian que iban a reducir las horas a los funcionarios y a los trabajadores del sector privado, que no iban a pagar la deuda “odiosa”, que si iban a hacer lo mismo que Grecia para sacarnos del Euro, luego que si Grecia se habia convertido en una suerte de protectorado de la UE aceptando los recortes es porque salir del euro era peor, luego que si su modelo es el nórdico, otros aplaudiendo a Carmena porque está reduciendo el deficit en un plan que inició Botella, pero a su vez Pablo Iglesias diciendo que ellos van a subir impuestos y van a dar pagas a todo el mundo.

    Lo que yo no sé es como no se estrellan porque no se aguanta tanta tontería. Una cosa es ser un analfabeto financiero y otra ser incapaz de no ver nada extraño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *