PP

        No nos engañemos, a pesar de los miles de candidatos, las circunscripciones electorales, el ramillete de partidos…todo se reduce a que gobierne ZP o Rajoy. Y digo ZP o Rajoy porque en realidad sus partidos pintan poco. La prueba la hemos tenido estos 6 años, ZP ha hecho lo que ha querido contra muchas opiniones en contra de dentro de su formación: desde barones regionales como Ibarra, Maragall o Puras (el de Navarra) hasta voces que en su día tuvieron peso en el partido como Leguina o Rosa Díez. Pero el sistema es así, el que gane las elecciones tendrá un apoyo mayoritario de los suyos incluso aunque no cumpla su programa electoral pues la otra opción –como le ha pasado a todos los que cité antes- es no participar del poder.   

 

            Eso nos lleva a que los que no queremos que repita ZP tenemos que asumir que gobernará el PP. Hay muchas críticas posibles al partido popular tanto en contenidos como en formas tanto en sus ocho años de gobierno como en su labor de oposición pero también hay un elogio muy claro: en el gobierno fueron coherentes con su programa electoral. Digo que es un elogio primero porque es raro encontrar algo así en el otro partido con opción de gobierno –el PSOE- que desde 1982 no ha parado de decepcionar a sus propios votantes y porque es de agradecidos cumplir lo que se ha prometido.
 
      Sin embargo, esa fidelidad al programa electoral puede volverse en contra y si bien el PSOE decepcionó en su momento a muchos votantes de izquierda con su política “otanista” y “derechista” en lo económico, atrajo a muchos votantes centristas -que a la postre son más numerosos- y que gracias a la guerra de Irak y el 11-M recuperó ZP, mientras que al PP su política coherente con su programa le proporciona un electorado fiel (en las elecciones del 2004 perdió sólo un 7% de su electorado respecto a su mayoría absoluta de 4 años antes) pero no convence lo suficiente a ese mismo electorado centrista ni siquiera tras estos años bastante escorados a la izquierda -en comparación a Felipe González- de gobierno de ZP.

      En cualquier caso la ideología del PP es harto conocida y es criticable pero lo que no tiene sentido son los tópicos que se usan contra él: 


-“El PP es franquista” – Ignoro si quien lo dice sabe el significado de franquismo pero en los ocho años de gobierno de Aznar se cumplió la Constitución y ni la política económica ni la territorial se parecieron en nada al franquismo pues hubo privatizaciones de empresas, hubo aumento de trasferencias a las comunidades e incluso se suprimió el servicio militar obligatorio…quizás el único paralelismo es que la mayoría de votantes del PP son católicos porque otra cosa no se me ocurre.


-“El PP es centralista” – Una cosa es estar en contra del estatuto catalán y otra negar tanto la realidad de ocho años de gobierno en el que aumentaron las transferencias a las autonomías como la propia actualidad, ¿Alguien puede decir que el estatuto valenciano es centralista? Si alguien lo dice es por incultura o por maldad. 


-“El PP no quiere la paz en Euskadi” – Esto me parece muy cruel, pensar que las docenas de concejales del PP vasco que viven con el miedo de vivir en sus propios pueblos no van a querer la paz es absurdo. Pero es que además no tiene sentido afirmar esto tras los 8 años de gobierno que tuvieron y en los que noquearon al terrorismo de tal forma que en el primer mandato ETA dictó una tregua unilateralmente y en el segundo perdió tanta capacidad operativa que ya en el último año de Aznar no asesinó a nadie y estaba tan predispuesta a negociar como se comprobó. El PP no es culpable de que gane votos con el terrorismo vasco.

  

-“El PP es el pasado” – Cuando gobernó España progresó, económica y socialmente y abrió la puerta a que muchísimas mujeres ocuparan muchos puestos y ninguna de las leyes que se aprobaron fueron recesivas. No es cuestión de pasado o de futuro el elegir entre PP y PSOE 

-“El PP es anticatalán” – La política que hace en relación a Cataluña tiene unas formas nefastas (el haber dicho que el estatut es un hijo de ETA por ejemplo)  pero un fondo que no es lo que parece: el PP gobernó más de 7 años con el apoyo de los nacionalistas catalanes de CIU, ¿Alguien puede decir que si su gobierno fue contra Cataluña no hubiesen sido los nacionalistas catalanes de CIU los primeros que se hubieran puesto en contra? Ya no sólo por presumible coherencia ideológica, es que CIU entonces gobernaba en Cataluña y jamás hubiera apoyado a un gobierno en Madrid que hiciera algo contra donde ellos gobernaban por pura lógica. Independientemente de esto, recordemos que Pujol dijo tras dos años de apoyo a Aznar que había conseguido más para Cataluña con él que con Felipe González en 13 años que estuvo, recordemos que el gobierno de Aznar trajo el AVE a Cataluña o recordemos todas las trasferencias que se dieron, el aumento hasta el 30% del IRPF que se quedaba en Cataluña etc. etc. No hay ningún motivo para afirmar que el PP tenga nada contra Cataluña, sí para afirmar que la mayoría de votantes del PP son nacionalistas españoles (como los del PSOE por otra parte) pero nada más. Por lo tanto, es un gran acierto de sus adversarios el que haya esta imagen del PP como partido anticatalán y un gran defecto del PPc. O cambia sus formas o debe dar la batalla -en Cataluña al menos- por perdida. Ahora que parece haber conseguido ser la opción preferida en Andalucía, debería ser su principal objetivo.

 

     Hay dos soluciones para que el inconsciente colectivo no tenga en mente dichos tópicos: o cambiar el programa y “centrarlo” más o mantenerse en lo mismo pero explicándolo mejor. Parece Rajoy ha elegido lo segundo. Lo primero demostraría muy poca coherencia ideológica y aunque no comparta grandes líneas ideológicas del PP creo que es loable que piensen lo mismo independientemente de las circunstancias políticas, tanto si están en el gobierno como en la oposición y tanto si van por delante o por detrás en las encuestas pero lo segundo –tal y como está ahora el partido- lo veo inviable. Es por eso que si Rajoy no cambia las actitudes, tanto respecto a las divisiones dentro de su partido como en su tibieza contra la corrupción, sólo ganará por ser el “menos malo” en comparación a ZP pero no conseguirá la mayoría suficiente como para aplicar las medidas impopulares que harán falta tomar para salir de la crisis.

   Personalmente lo que menos me gusta del PP es lo poco identificado que me siento con su votante habitual pero siendo como soy un tipo raro, me pasa con todas las asociaciones y partidos políticos, ya estoy acostumbrado.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PP

  1. Mónica dijo:

    Yo, que vivo en Andalucía, no sé yo que decirte. ZP es muy criticado pero aquí como prefieren malo conocido que bueno por conocer, como el conformismo es casi una asignatura en el colegio y en las relaciones sociales de la mayoría de la población, sigue primando la opción de izquierdas, la de imagen de ser solidario, de políticas sociales, que eso es lo que le gusta a la gente de aquí, que el gobierno esté soltando billetes. como ejemplo te puedo decir que conozco pueblos entero, ENTEROS, que excepto los funcionarios todos están en el paro o cobrando el subsidio agrario y unos cuantos trabajan de dependientes el las tiendas del pueblo.

    Y esto, no es más justo pero sí más atractivo para ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *