Rogue One (Una historia de Star Wars)

Justo un año después he vuelto al cine a ver una película más de la legendaria saga. He de decir que como película me ha gustado pero sorprende el cambio tan radical con la del año pasado. El despertar de la Fuerza -o Star Wars VII- parecía un remake de la primera de las películas emitidas en 1977 -y que hasta ahora era conocida como Star Wars IV- ya que el argumento era muy similar: un mensaje oculto en un robot, padre contra hijo, Estrella de la Muerte…  Como si quisieran introducir a nuevas generaciones en el culto a la saga tirando de argumentos que saben exitosos y nuevos personajes muy jóvenes. Y yo, y supongo que la mayoría, esperábamos ahora un Star Wars VIII en el que se aclararan misterios aparecidos en la anterior, en especial quién es el padre de Rey. Sin embargo, esto no pasa: hay un argumento totalmente nuevo (e interesante) y el espacio temporal está muy claro para los aficionados como yo (pero por ejemplo mi hija no se dio cuenta) a los pocos minutos ante la visión de un determinado personaje y no es el que se esperaría.

No quiero decir más para no introducir spoilers pero hay más diferencias con el resto de la saga: hay sólo un par de escenas en las que hay algo de humor, lo cual es raro, el dramatismo es muy superior a cualquier otra, ni siquiera hay apenas tensión sexual ni mucho menos un simple beso y la acción sí que está a la altura de las demás.

Un problema  que a los que a mitad de la película ya sabíamos cómo acabaría este episodio, aún nos mantiene interesados porque esperamos para saber si hay más pistas sobre el origen de Rey o del malo de Star Wars VII (que creo sale como piloto del Imperio) pero eso vale para el primer visionado, ¿interesará como para verla de nuevo más veces como sí pasa con las otras 7 ya emitidas? Y es que las 7, aún sin orden, tienen en cada una la semilla de la siguiente pero esta es justo lo que dice su subtítulo: “Una historia de Star Wars” que ni siquiera se merece un dígito propio.

Y repito que como película es buena, mejor que la de hace un año sin duda, pero no deja de ser una utilización comercial de una historia muy conocida sin relación real con el personaje principal de todas las demás: tres con las aventuras de Luke Skywalker, tres para dilucidar de dónde procede él contando la historia de su padre y la del año pasado en la que se le busca porque hace falta de nuevo. Es como si mañana hicieran una película contando la vida de Yoda, seguro sería muy interesante y hasta podría dar para una saga propia dado que vivió durante cientos de años, y seguro que pagaría por verla pero eso no es lo que espero tras haber visto Star Wars VII, quiero ver la VIII.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *