Piedras en el camino

Encuentro muy similares las actitudes de muchos hacia la religión que profesan y hacia la nación a la que pertenecen. Ambos son mayoritariamente sentimientos aprehendidos por el entorno, no vienen por ninguna inspiración: un bebé alemán si es criado en Argentina y desconoce su origen, de adulto tendrá un sentimiento nacionalista hacia su país de adopción al igual que si un bebé del Yemen se cría con una familia cristiana de Sevilla difícilmente será musulmán. Ambos posiblemente creerán que su país es el mejor y que su religión es la verdadera y estarán convencidos que esos sentimientos están por encima de la lógica. Por eso es tan difícil hacerles comprender que ha sido principalmente el ambiente familiar donde se han criado lo que ha determinado que crean eso. Usando el raciocinio que sí solemos utilizar en otras facetas de la vida, es fácil deducir que es imposible saber si nuestro país o nuestra religión es la mejor puesto que para afirmar eso deberíamos antes conocer todos los demás países y todas las demás creencias. Es algo similar a cuando creemos que hemos encontrado la pareja sentimental ideal, la lógica nos dice –y por desgracia muchas veces la vida también- que no podemos estar seguros de ello pero nos empecinamos.

Cuando Colón llegó a América, si hubiera encontrado que allí se profesaba una religión igual a las ya conocidas en Europa –la que fuera-, se podía haber deducido que había alguna influencia divina, que esa era la verdadera pero no fue así, las religiones no son sólo inventos humanos, sino fruto de un entorno cultural concreto, así como su evolución, éxitos y fracasos (muchas religiones han muerto porque las civilizaciones que las profesaban desaparecieron como la egipcia tras 5 mil años). Nos lo dice la antropología, la historia y ciertamente la lógica pero eso no importa, quien realmente tiene fe en que su religión es la verdadera, la que su Dios quiere que profese, morirá convencido como seguramente murieron muchos creyentes en Ra, Zeus, Thor, Zoroastro… Del mismo modo le ocurre al nacionalismo, países que existen desde hace unas pocas décadas como la mayoría de los africanos y los de Oriente Medio han provocado que miles de personas hayan matado y muerto en nombre de unas fronteras nacidas muchas veces por capricho de algún funcionario inglés.

Y es que pocas causas como el nacionalismo y la religión han provocado más luchas en la historia de la civilización humana. Y sin embargo, no aprendemos, en pleno siglo XXI seguimos empeñados en ahondar en las diferencias que nosotros mismos creamos. Y en la actualidad son los extremismos nacionalistas y religiosos los mayores peligros geopolíticos y por lo tanto económicos. Una invasión rusa de Ucrania o la victoria de los radicales islámicos en Iraq parecen algo más cercano que un nuevo “Lehman Brothers”. Porque pueden no hacer caso pero sí se puede razonar con las autoridades políticas y financieras para intentar evitar que un banco se apalanque demasiado en posiciones de riesgo que no están cubiertas con un capital suficiente pero parece imposible convencer a un miembro del ISIS que decapitar periodistas no agradaría a ningún Dios creador o a un ruso de Donetsk que matar o morir por tener o no tener pasaporte ucraniano o ruso es una exageración.

Y sin llegar a la violencia, el nacionalismo puede provocar un terremoto financiero gravísimo. Estuvo a punto de pasar con Escocia (¿qué hubiera ocurrido si hubiera ganado el sí?) y puede pasar en España con Cataluña. Mucho mayor dada la relevancia económica de ésta que es mucho más importante (más del doble en términos de PIB) para España de lo que es Escocia para el Reino Unido como refleja este gráfico de Perpe:

Catalonia-Spain-GDP-Sep-2014

Se esté a favor o en contra, las consecuencias económicas de un conflicto institucional de tal calibre son notorias. Pocos momentos peores que el actual para poner más piedras en el camino y da igual si la culpa –en este país somos más de buscar culpables que soluciones- la ha tenido el bando independentista por acelerar sus reivindicaciones en plena crisis o el gobierno por dejar pasar el tiempo sin cortar de raíz el problema o ambos, la cuestión es que todo esto puede hacer mucho daño a todos los españoles (catalanes incluidos) en muy corto espacio de tiempo.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en filosofía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *