Snowpiercer (2013)

Toda la humanidad -unos pocos miles- vive en un tren en constante movimiento porque fuera de él las temperaturas son gélidas. Un argumento tan absurdo necesita algún tipo de explicación convincente, un guión coherente, un cuidado en los detalles… no sólo no pasa nada de eso sino que además está muy mal interpretada, no tiene ni pies ni cabeza (hay un acuario pero no hay una sola fábrica por ejemplo), comete fallos continuos (algunos tan simples como la ropa de los protagonistas que cambia de una escena a otra) y la moraleja es tan obvia, tan poco sutil (pretendiendo criticar las clases sociales modernas en realidad hace una descripción del medievo ya que es el nacimiento el que decide el lugar en el tren) que es ridícula. Además, el final… pero no digo más. Lo positivo es que es entretenida a pesar de durar 2 horas.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *