The Eichmann Show (2015)

No es la primera película que veo sobre este personaje (que a su vez me inspiró este artículo El experimento Milgram ) pero esta es diferente porque en apariencia no se centra en él sino en la producción televisiva del juicio, algo que resultó histórico en su momento y que tuvo muchas dificultades prácticas (estamos hablando de 1961 y el juicio se siguió por todo el mundo con copias enviadas por avión ya que no había conexiones vía satélite). Y digo en apariencia porque en realidad sí que el tema es él, o más concretamente, su maldad.

Su valor cinematográfico es limitado, la película está bien interpretada pero falla en el ritmo y no se han preocupado mucho por la ambientación, de hecho podría haber sido una obra de teatro. Sin embargo, la visión de imágenes originales del juicio le confiere una categoría superior. Además, el tema de lo que los hombres pueden ser capaces de hacer contra otros hombres y el por qué es tan complejo y profundo que nunca está de más reflexionar sobre él.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *