Thermae Romae (2012)

Sorprendente película japonesa que, de lo absurda que es, tiene cierto atractivo: un romano de la época de Adriano viaja al Japón de la actualidad esporádicamente -y sin saber que está viajando en el futuro- y aprende a mejorar el diseño de las termas romanas. No tiene sentido, no está bien hecha, hay contradicciones continuas, recurre al convencionalismo de la historia de amor… ni siquiera parece un tema sobre el que hacer una película. Y sin embargo, hay que aplaudir la originalidad de este muy mediocre producto pero que ha conseguido sorprenderme.

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *