Tiempos de azúcar (2011)

Una historia de amor a lo largo de décadas tan poco realista que parece un capítulo de alguna telenovela. Está bien hecha (a pesar de que los saltos en el tiempo no están realizados con inteligencia y dinamismo) y bien interpretada pero es tan poco creíble todo que no te lo puedes tomar en serio. Y un drama romántico que no te sabe colocar en el lugar de los personajes resulta vacío…

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *