Y si…

   Soy un lector compulsivo pero por supuesto tengo mis preferencias y soy selectivo ya que la vida es corta para tanto que hay para leer, y más desde que existe Internet. El flujo de información que podemos absorber es mucho más pequeño que el que se nos ofrece. Una de mis pasiones es leer libros de divulgación científica. Por desgracia al haber sido siempre de “letras” (aunque de niño era un buen jugador de ajedrez) no tengo el suficiente nivel como para entender todo lo que leo pero me apasiona.

   En cualquier caso, toda lectura me lleva a la reflexión, comprenda o no todo su contenido. Por ejemplo lei un libro titulado “Un poco de ciencia para todo el mundo” de un tal Claude Allègre (que ha sido ministro de Instrucción Pública en Francia, ignoro –y me da igual- de qué partido) y entre los temas de divulgación se le han colado varias críticas a algunos personajes que han ralentizado nuestra evolución científica. Pone el ejemplo de los personajes que componían la Academia de Ciencias en Francia a mediados del siglo XIX que no sólo negaban la existencia de los átomos (“no se pueden ver”), negaban el uso del microscopio, del telescopio (al deformar la visión no son naturales) e incluso del cálculo de probabilidades. Según el autor eso explica cierto retraso de su país respecto a Alemania e Inglaterra.

   Por supuesto, también critica la actitud de la iglesia respecto a la ciencia dados los numerosos ejemplos históricos que hay si bien me quedo con su feroz diatriba contra Aristóteles, ya que sus declaraciones científicas eran todas equivocadas pero –al ser un personaje con tanto prestigio- han provocado su defensa –injustificada- durante cientos de años, ralentizando el progreso ya que estaba mal visto cualquier discurso que discrepara de sus ideas.

   Y eso me lleva a otra de mis pasiones, la ciencia ficción. A una persona como yo, a la que no le gusta este mundo ni tiene fe en la supuesta bondad de la humanidad y que cree más en la capacidad de la tecnología para cambiar las cosas que en las de los hombres (por ejemplo, creo que acabaremos con el hambre en el mundo con la ciencia y no con nuestra generosidad) es normal que me sienta atraído por la fantasía. No al estilo Star Trek o Stargate, me gusta la ciencia ficción que tiene una base científica, como por ejemplo las obras de Arthur C. Clarke. Y es que estoy convencido que a corto plazo lo único que puede cambiar el rumbo de nuestro planeta es o un descubrimiento científico espectacular o el contacto con una civilización  alienígena muy superior -en todos los aspectos- que ejerza una influencia positiva sobre todos nosotros. Lo que no significa que realmente piense que va a ocurrir, por supuesto.

   Y también me gusta imaginar cómo seríamos en la actualidad si hubieran cambiado algunas cosas de nuestra Historia. Es un ejercicio que no lleva a ninguna parte…o quizás sí.¿Cuál sería nuestra evolución tecnológica si no hubiera existido el retroceso de la Edad Media, cual si hubiéramos hecho más caso a Demócrito y menos a Aristóteles, cual si tuviéramos unas religiones en el planeta que no estuvieran por principio en contra de toda novedad?

   No es sólo un ejercicio de imaginación…al fin y al cabo los elementos que por azar se han combinado para formar la vida son comunes en todo el universo. La vida en el universo es casi seguro que no es exclusiva de nuestro planeta y entre toda la vida que puede haber en el cosmos es lógico pensar que alguna haya podido evolucionar hasta ser inteligente… Las posibilidades son tantas…

   Pero volviendo al planeta Tierra, y ya que no podemos cambiar el pasado, ¿Por qué no aprendemos de sus errores y encaramos el futuro sin ellos? ¿O vamos a seguir estando en contra de la investigación con células madre por ejemplo?

Share Button

Acerca de DROBLO

"La vida es como el café: después de molerla, es"
Esta entrada fue publicada en ciencia, crítica, filosofía, preguntas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Y si…

  1. fyahball dijo:

    Gracias por la lectura, Droblo.
    Respecto a la posible acción benéfica de civilizaciones extraterrestres: pensemos que nosotros p.e. eliminamos cucarachas de nuestro domicilio por razones obvias, ¿Porqué no podríamos ser molestos en mil sentidos para civilizaciones extraterrestres que podrían barrernos de su casa ( leáse: la galaxia )? También podrían eliminarnos como nosotros acabamos con los moscas en verano, sin esfuerzo y con total indiferencia. Recuerdas lo que decía ayer en euribor: siempre hay una tendencia a incorporar cosas a nuestro pensamiento desde una perspectiva limitada, humana, optimista, idealista,… Por eso se prefirió a Aristóteles y Platón y no a Tales o Demócrito que en el fondo venían a deshumanizar conceptos y mostrarnos la Naturaleza deshumanizada, veintocho siglos después no hemos avanzado mucho. (1) Guardémonos de pensar cualquier actitud benéfica para con nosotros de civilazaciones extraterrestres, inclusos nuestros conceptos de bondad/maldad les resultarían absolutamente extraños.
    De hecho, cuando dos civilizaciones de humanos,, separadas tecnológicamente por poco, se han encontrado el drama ha estado servido ( p.e. incas y españoles ); guardémos pues de esperar cualquier comportamiento reducible a nuestros criterios morales por parte de los extraterrestres.

    (1) Repásese cualquier ciencia y se comprobará: Biología: solo tarde descubrimos la verdad de que eramos monos un poco más astutos que los chimpancés; Astrnomía: de ser el centro de todo o a ser menos que nada; Química: de ideas muy inocentes a la verdad de que hasta los propios seres humanos somos reacciones químicas y nada más; Matemáticas: de pretender que los sistemas axiomáticos son completos, no contradictorios, etc a los resultados de Gödel;… en filosofía igual, cada paso a la verdad y a las características de la realidad – que es profundamente inhumana, ¿cómo iba a ser de otra manera? – se ha hecho a costa de renunciar a ideales humanos, burdamente humanos.

  2. rcalber dijo:

    Está claro que la Iglesia ha supuesto un palo en la rueda del conocimiento científico. Es un hecho y es indiscutible.

    De ahí, a pensar que la tecnología suplira el egoismo, la ambición y la estupidez humana …

    A día de hoy, se producen alimentos para abastecer a 10 veces toda la población ¿Por que hay gente que pasa hambre? Porque alguien necesita tirar miles de kg de tomate para sostener los precios y por eso, una tira tomates y el otro va a buscarlos a la basura.

    Así son las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *